Prometen escuchar y respetar a las comunidades indígenas

35

Tendrán diálogo con diversos pueblos sobre el Tren Maya.

 

POR: SERGIO GUZMÁN

CANCÚN, Q. ROO.- Las autoridades del próximo gobierno federal afirman que habrá respeto a las decisiones que tomen las comunidades indígenas en la Península de Yucatán con respecto a la obra del Tren Maya.
 
Ante el rechazo que ya manifestaron algunas organizaciones y colectivos indígenas por el proyecto ferroviario, el próximo titular del Consejo Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, aseveró que la megaobra no va a desplazar a esas comunidades.
 
“La construcción del Tren Maya no implica desplazamiento, explotación y mucho menos la colonización de los pueblos y las comunidades indígenas; por el contrario, el trayecto respetará su integridad cultural y territorial.
 
“El nuevo gobierno de la República de ninguna manera decidirá cuáles son las prioridades de desarrollo de los pueblos a partir de sus potencialidades, sino que ellos definirán sus prioridades”, aclaró Regino Montes.
 
En cuanto a la consulta que debe aplicarse por ley a los pueblos indígenas en este tipo de proyectos de infraestructura, explicó que el procedimiento se debe definir junto con las propias comunidades.
 
“El nuevo gobierno de la República tiene el deber de establecer el diálogo, hay un proceso que se llama ‘de acuerdos previos’ en el que se definirán mecanismos,  procedimientos, características de cada uno, en los que lo fundamental es que se escuche la voz de la ciudadanía.
 
“Todo ello deberá establecerse en un protocolo que seguramente se trabajará cuando haya tomado posesión (como presidente) Andrés Manuel López Obrador y, desde luego, este protocolo será la base para realizar el proceso de diálogo y consulta a los pueblos y comunidades indígenas de la región”, agregó.
 
Adelfo Regino Montes también descartó que la obra del Tren Maya vaya a afectar los derechos indígenas, a diferencia de lo que pudo pasar en caso de que siguiera adelante la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco.
 
“El caso más reciente, poco mencionado en la opinión pública, es lo que iba a implicar la construcción del aeropuerto en la cuenca del Lago de Texcoco. Las enormes afectaciones ambientales, sociales y culturales que ya han sido documentadas.
 
“De ninguna manera vamos a afectar los derechos de nuestros pueblos indígenas, en particular su integridad cultural, territorial como pueblos que están históricamente asentados, en ese caso en la península de Yucatán”, afirmó.