Urgen seriedad para economía cultural

57

María García Holley, arquitecta y gestora cultural, fungió como moderadora de la mesa, junto con la antropóloga y también gestora Mariana Delgado.

 
 
 

POR: FRANCISCO MORALES/AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Para los gestores y promotores culturales, el diagnóstico es común: además de la necesidad de mayor presupuesto para la cultura, la economía cultural y las empresas que la conforman deben ser tomadas con seriedad, con propuestas reales de política pública.
 
Como parte de la serie de mesas de diálogo organizadas por el equipo cultural del Gobierno entrante, este martes se llevó a cabo en el Centro de Cultura Digital la correspondiente a la economía cultural.
 
Aunque poco concurrida -menos de 40 participantes en la sala-, la sesión arrojó una cantidad significativa de propuestas, algunas muy concretas, o posibles ejes rectores para la política cultural en materia de economía de la próxima Administración.
 
María García Holley, arquitecta y gestora cultural que fungió como moderadora, expuso que el tema, de entrada, es complejo por la gran diversidad de industrias creativas en el País.
 
“Las investigaciones especializadas sobre el tema se han empezado a hacer desde hace relativamente poco y poder englobar la economía creativa o cultural en una sola definición es algo que no responde, o no concuerda, de alguna manera, con las flexibilidades y las dinámicas del sector cultural”, previno.
 
No obstante, dijo, la economía cultural puede ser abordada desde la economía a gran escala en busca de hacer a las prácticas culturales sustentables para los artistas.
 
“Cuando se habla de economía cultural o de economía creativa, pensamos que lo interesante es hablar, quizás, de la sostenibilidad de una práctica creativa y de cómo poder entendernos en hacer nuestra práctica creativa, nuestras pasiones, unos modelos sostenibles de vida”, reflexionó.
 
Entre las propuestas estuvieron la de crear una nueva figura jurídica para artistas y gestores culturales; adoptar la Teoría del Producto Sensible para la economía cultural, y crear un ombudsman para los artistas.
 
Por su parte, la antropóloga y gestora cultural Mariana Delgado, también moderadora del encuentro, expuso que es importante abordar cómo las nuevas tecnologías han modificado las industrias culturales.
 
Otras propuestas fueron la de un nuevo mecanismo en el Fonca para dar recursos a empresarios culturales, y un impuesto en la venta de televisores y celulares para fomentar la creación audiovisual y la concesión de centros culturales desaprovechados a empresarios culturales.
 
Como en las mesas de diálogo anteriores, todas las propuestas se harán públicas en cuanto terminen de ser recopiladas.