Prevén lluevan demandas

49

Aún se desarrollan 29 obras en NAIM; la más grande es el edificio terminal.

Con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), se esperan múltiples demandas de los subcontratistas de la obra por incumplimiento de pago, anticipó el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM). Según el grupo a cargo del proyecto aeroportuario, las demandas serán en perjuicio de los contratistas.

“Las empresas tienen sus jurídicos, cotizan en la Bolsa (Mexicana de Valores) y tienen que responder a sus accionistas, entonces tienen que hacer las cosas muy legales, tienen despachos muy sólidos de abogados”, dijo Raúl González Apaolaza, director corporativo de Construcción Lado Tierra del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), donde actualmente están en desarrollo 29 obras.

Además, aseguró el directivo, la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas menciona sobre los pagos que las empresas pueden exigir tras la cancelación de un proyecto de infraestructura.

Resaltó que es probable que las contratistas acepten la cancelación del NAIM, pero serán las subcontratistas las que demandarán a las primeras para que les cumplan con los pagos por gastos no recuperables. “No va a ser fácil el litigio”, declaró.

La semana pasada, Grupo REFORMA informó que la subcontratista Tecnología en Encofrados MC demandó al Consorcio CargiPropen, integrado por Cicsa, de Carlos Slim; GIA+A, de Hipólito Gerard; Prodemex, de Olegario Vázquez, y La Peninsular, de Carlos Hank Rhon, que tiene una obra del NAIM, por un incumplimiento de pago de 16 millones de pesos. Apaolaza estimó que la mayoría de las acciones legales que se emprendan tendrán que ver con obras del edificio terminal, debido a que es la obra más grande y la de mayor costo, y fue adjudicada por un monto de 84 mil 828 millones de pesos al consorcio conformado por ICA y Cicsa, de Carlos Slim, entre otras.

Destacó que en esa obra también participan dos empresas españolas, Acciona y FCC, también del empresario Carlos Slim. “Por el volumen ése sí lo veo más complejo, yo supongo que nos iremos por la vía legal”, aseveró.

El director sostuvo que es difícil estimar el tiempo que tardaría cerrar el proceso de cancelación, ya que eso dependerá del inicio de juicios legales, lo que tomaría meses o hasta años. Por otra parte, explicó que el próximo Gobierno también tendrá que hacer frente al resguardo de lo que quede de la obra, ya que es un bien del País.

Pero no sólo eso, también tendrá que pensar qué hará con todo el material que ahí se quedará, sostuvo. “Si se cancela, qué tendrán que hacer, tenemos los foniles, se van a oxidar, las pistas se van a hundir, si no damos mantenimiento al drenaje provisional se va a inundar todo”, comentó.

Detalló que el costo total de la cancelación sería de entre 120 mil millones y 130 mil millones de pesos y estimó que al cierre de este mes, cuando concluya el periodo de la actual Administración federal, el avance físico global del NAIM será del 36 por ciento. Recordó que la obra seguirá en construcción hasta que legalmente se cancele.