Ven absurda consulta de agenda LGBT

51

En febrero pasado, las bodas colectivas formalizaron 78 matrimonios civiles y cuatro fueron entre personas del mismo sexo.

 
 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

PLAYA DEL CARMEN, Q. ROO.- Es absurdo poner a consulta los derechos humanos de la comunidad homosexual, como lo plantea Andrés Manuel López Obrador.
 
El presidente electo de México debe actuar con actitud progresista en lugar de una visión de retroceso para las minorías.
 
El matrimonio igualitario y otros derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex no están a discusión, según organismos internacionales como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.
 
El activista Omar Ortiz, segundo regidor suplente en Solidaridad, reconoció que la comunidad homosexual no es prioridad ni está en la mayoría de las agendas de los políticos, pero se ha convertido en “dolor de cabeza” entre algunos círculos por exigir respeto.
 
Tampoco tiene representatividad en el Congreso de la Unión ni en la legislatura local porque ningún diputado común “se atreve a tocar estos temas”.
 
Advierte que trabajarán para ejercer sus derechos como lo hacen las personas heterosexuales. “Nos convertiremos en los incómodos para que los derechos sean para todos”.
 
Las leyes tampoco están armonizadas para uniones civiles entre personas del mismo sexo, pese a los avances en materia federal de seguridad social y salud.
 
En Yucatán el matrimonio civil igualitario está vetado y en Hidalgo, Veracruz, Tabasco, Campeche y Coahuila se han mostrado renuentes a incluir un análisis de la propuesta.
 
Quintana Roo presentó resistencia en cuanto al “formato” para el registro de los matrimonios.
 
Se estableció en la ley la unión civil entre “personas” pero en el Registro Civil se referían únicamente a uniones entre hombre y mujer. Ya se subsanó.
 
El matrimonio igualitario, por ejemplo, está más atendido en la zona Norte de Quintana Roo y menos en el Centro y Sur.
 
“La falta de claridad de procesos administrativos generan desinterés entre quienes pretenden unirse y optan por vivir juntos, sin formalizar su unión”, advierte Omar Ortiz.
 
El reto es concientizar y sensibilizar a los servidores públicos para dar rapidez a la unión de parejas del mismo sexo y evitar retrasos.
 
En el municipio de Solidaridad las bodas colectivas formalizaron 78 matrimonios civiles y cuatro fueron entre personas del mismo sexo, en febrero pasado.
 
Solidaridad tiene 209 mil 634 habitantes, según la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto de Estadística y Geografía. Ante el crecimiento demográfico podría oscilar ya en 400 mil, de los que un 13 por ciento se identificaría con la comunidad lésbico y gay. En el estado sería de 10 por ciento.
 
En Solidaridad hay apertura política en la administración de la alcaldesa Laura Beristáin, quien ha propuesto la Unidad de Diversidad Sexual. Se daría con la aprobación de nuevo Reglamento Interno por parte del Cabildo.
 
A partir de ello, se establecería un censo para orientar las políticas públicas en materia de diversidad de género y dar respuesta a la población que demanda acciones de gobierno.