Afectan sobreprecios al Sureste

40

Los meicanos destinan 15.7 por ciento de sus ingresos, en promedio, para pagar sólo el excedente de precios, indica un estudio de la Cofece.

 

POR: SERGIO GUZMÁN

CANCÚN, Q. ROO.- La existencia de empresas que controlan los precios de mercado tiene un impacto negativo y regresivo en el bienestar de los hogares mexicanos, como ocurre en los estados del Sureste, de acuerdo a un estudio realizado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).
 
El análisis denominado Poder de Mercado y Bienestar Social observa las dificultades que sufren millones de familias en México por el acceso limitado que tienen a ciertos bienes y servicios, desde la perspectiva del costo de las mercancías.
 
En México el poder de mercado obliga a los ciudadanos a pagar 98.2 por ciento más de lo que deberían desembolsar en alimentos como tortillas, pan, pollo, lácteos, carne de res, verduras y frutas, además de bebidas no alcohólicas, medicamentos, transporte y materiales de construcción.
 
En Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco el poder de mercado capaz de imponer condiciones en precios, genera que los habitantes paguen 27 por ciento más que en los estados del Noreste, como son Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.
 
“Debido a la ausencia de competencia en el mercado nacional, los mexicanos destinan en promedio 15.7 por ciento de sus ingresos a pagar sólo el excedente de precios (2 de cada 10 pesos)”, indica el estudio.
 
En el Noreste, por ejemplo, se resiente menos el impacto de la falta de competencia porque ahí hay más desarrollo económico y los salarios de la población en general están por encima comparados con la región del Sureste.
 
Según la Cofece, las zonas del país con más atraso en el desarrollo económico y que registran mayores niveles de pobreza y rezago, son las más afectadas por la existencia de este poder de mercado.
 
El poder de mercado se presenta cuando no hay condiciones de competencia para las grandes empresas, y está presente en una sociedad cuando sus consumidores pagan precios superiores a los observados en un ambiente competitivo.
 
Las empresas que tienen poca o nula competencia pueden aumentar precios en tal magnitud que no sólo provoque que baje el nivel de empleos, sino que bajen los salarios. Según el estudio, este contexto donde se tiene control de mercado produce que la brecha de desigualdad se haga más grande.
 
La Cofece aclara que el poder de mercado se hace más profundo cuando las empresas grandes se fusionan o compran a sus competidoras pequeñas, cuando las regulaciones del país favorecen a las compañías dominantes, cuando crecen las transacciones al mayoreo y cuando se expanden los mercados de red.