CIUDADANO DIGITAL

66

Ciudadanía digital y el final.

 

Por: José Méndez

 
Benjamin Franklin acuñó la frase de que en este mundo solamente hay dos cosas seguras: la muerte y pagar impuestos.
 
Pero en el mundo digital, pareciera que cada vez la muerte significa menos y que el fin no termina cuando termina.
 
Hace un par de décadas, cuando pensábamos que una serie televisiva había llegado a su fin, era porque ya se había dado el último capítulo. Ahora, vuelve a aparecer. Cuando pensábamos que la secuela de la película había llegado a su fin, sale una nueva y luego la precuela y luego el spin off, la serie animada, etc. Y entonces el fin se vuelve efímero y nos deja tranquilos porque sabemos que algo nuevo vendrá.
 
Incluso deportistas que anunciaron ya su retiro, ahora anuncian su regreso. Pienso por ejemplo en Mayweather que anunció ya su nueva pelea.
 
En redes sociales, este concepto del no-fin es bajo el cual trabajan. El diseño, la selección de contenidos que se muestran en tu muro, todo está pensado para que no exista un final-final. Pues lo que se busca es que no te despegues de la pantalla.
 
Esto genera una disociación entre la vida real y la vida digital. En la vida real, donde las cosas si son finitas, no podemos vivir pensando que nuevas oportunidades llegarán como que si fuera la secuela. O que podemos revivir una historia simplemente porque reconstruimos ciertas situaciones.
 
El internet cada vez nos muestra más imágenes de amigos que recrean la misma foto que se tomaron siendo niños, pero ahora siendo adultos: la misma posición, la misma ropa, el mismo ángulo, el mismo lugar, etc. Para qué dar por finalizada una vivencia si se puede revivir.
 
Es como que si nos estuviéramos enfocando en querer hacer la secuela de nuestras experiencias anteriores, en vez de estar pensando en hacer nuevas experiencias.
 
Queremos viajar… pero solo para tomarnos la foto en el lugar donde todas se la toman. Queremos ir a un nuevo restaurante… pero solo para tomarnos la foto del platillo que todos están tomando.
 
Esta es la contradicción del mundo digital.
 
Pero a la vez es el resultado de la misma tendencia digital; es decir, estamos bombardeados de mensajes sobre innovar. Pero innovar no es lo mismo que crear.
 
Innovar se refiere a crear cosas diferentes bajo el concepto de unir experiencias. Ser creativo se refiere a crear cosas de la nada.
 
Para las generaciones anteriores que están acostumbradas a los finales definitivos, este nuevo concepto de finales temporales refuerza la ansiedad de los cambios generacionales. Espero que ahora que tienen conciencia de esto, puedan acoplarse mejor a su vida de ciudadano digital.