Crece tensión militar entre Rusia y Ucrania.

68

Las autoridades de Ucrania denunciaron que las lanchas del servicio de guardacostas ruso abrieron fuego contra la flotilla Ucraniana.

REFORMA / STAFF
 
MOSCÚ.- Rusia y Ucrania reemprendieron ayer una escalada de la violencia. El Kremlin atacó ayer en el mar de Azov a tres buques de la Armanda ucraniana, hiriendo a varios de sus tripulantes, y cerró unilateralmente el estrecho de Kerch, la única salida al mar Negro, junto a la península de Crimea, que Rusia se anexionó en 2014 durante la guerra en la región.
 
Las autoridades de Ucrania denunciaron que las lanchas del servicio de guardacostas ruso abrieron fuego contra la flotilla ucraniana que se dirigía esta mañana desde el puerto de Odessa en el mar Negro hasta el de Mariúpol en el Azov.
 
La fuente oficial, que llegó a hablar de seis heridos, precisó que los buques apresados son las lanchas artilladas “Berdiansk” y “Nikopol”, y el remolcador “Yani Kapu”, que fue incluso embestido por una lancha rusa.
 
El ataque habría sido realizado por un bote guardacostas del Servicio Federal de Seguridad (FSB) en aguas neutrales con el argumento de que Ucrania se adentró ilegalmente en aguas rusas. En todo caso, los barcos ucranianos siguieron su curso pese a no tener permiso para cruzar el estrecho, donde rige un reglamento de concesión de permisos de tránsito y un horario establecido por las autoridades portuarias rusas, que Kiev considera discriminatorio.
 
“Su objetivo es evidente: crear una situación de conflicto en la región. Al adoptar unas decisiones tan peligroCrece tensión militar entre Rusia y Ucrania sas e irresponsables, los dirigentes ucranianos deberían pensar en las consecuencias de sus actos”, afirmó el FSB. Mientras, la Cancillería ucraniana demandó a la comunidad internacional que condene la agresión.