Logra May pacto; encara a Cámara

73

Buscan opositores y euroescépticos cambiar acuerdo para plan de salida.

Staff Reforma

LONDRES.- Theresa May consiguió salvar ayer su plan del Brexit pero el verdadero reto lo afrontará en el Parlamento británico. Después de la Unión Europea (UE) respaldara el acuerdo de salida del Reino Unido del Bloque y de sortear las reticencias de España respecto a Gibraltar, la Primera Ministra debe someter a votación el acuerdo en la Cámara de los Comunes.

La elección supone el siguiente gran desafío para la Premier porque no cuenta con el respaldo de un centenar de los 316 diputados de su Partido Conservador ni de los 10 parlamentarios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP).

Además, May no cuenta con la mayoría en el Parlamento, lo que podría dificultar todavía más que logre los apoyos necesarios. La líder del DUP, Arlene Foster, aseguró que bajo ninguna circunstancia votará a favor del acuerdo, una negativa a la que también se sumó el jefe de la Oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, quien calificó el acuerdo de malo y sostuvo que el laborismo votará en contra.

Corbyn, así como otros políticos contrarios al plan de May, no quieren una salida sin acuerdo, sino renegociar un pacto “sensato” que proteja, entre otras cosas, los empleos de los británicos.

May apostó, desde que se aprobó el Brexit en 2016, a un acuerdo intermedio que permita acceder al mercado de la UE y recuperar algo de control sobre temas como el migratorio, pero el acuerdo ha dejado muchos insatisfechos.

Sin embargo, renegociar no parece una opción muy viable, después de que presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtiera de que el acuerdo aprobado es el único posible.

El pacto, de 585 páginas, entre la UE y el de May sella las condiciones de una escisión sin precedentes en el Bloque, aunque los adioses definitivos llegarán el 29 de marzo de 2019, último día de Reino Unido como estado miembro de la UE.

“Es un día histórico que deja sensaciones encontradas de tristeza y de alivio”, resumió la Canciller alemana, Angela Merkel. Por su parte, el Presidente español, Pedro Sánchez, aplaudió la posición de fortaleza que, afirmó, adquirió España tras el pacto de separación, después de que amenazara con vetarlo si no se confirmaba que cualquier cambio en Gibraltar –colonia cedida a los británicos en 1713– tiene que contar con el visto bueno del país.

“Con el Brexit perdemos todos, especialmente Reino Unido, pero en relación con Gibraltar, España gana”.. May no acompañó este sentimiento de tristeza de los miembros del eurogrupo y aseguró que ahora toca pasar página, en referencia al proverbial “Keep calm and carry on” de la Segunda Guerra Mundial remasterizado por la Premier británica para el Brexit.