Atacarán adicciones entre presidiarios

55

Se busca que la operación de los Tribunales de Tratamiento de Adicciones permita despresurizar las cárceles en el estado, que enfrentan problemas de hacinamiento.

 
  
POR: HERLINDO VÁZQUEZ
CHETUMAL, Q. ROO.- De acuerdo con la Subsecretaría de Ejecución de Penas y Medidas Penitenciarias, del Poder Judicial (PJ) de Quintana Roo, seis de cada 10 internos en cárceles de la entidad presentan algún tipo de adicción.
 
Esta situación dificulta la reinserción social de los internos, además de que genera inestabilidad en los reclusorios estatales y abre la puerta al tráfico de estupefacientes y la corrupción.
 
Ante ello, el PJ avanza en la conformación de los Tribunales de Tratamiento de Adicciones (TTA), un esquema cuyo objetivo es disminuir la reincidencia delictiva al elimina el consumo de sustancias adictivas.
 
De concretarse los TTA, Quintana Roo se convertiría en la séptima entidad de contar con tales órganos, afirmó el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Antonio León Ruiz.
 
La creación de los TTA a nivel nacional fue aprobada por el Consejo de la Judicatura Federal el 1 de septiembre de 2009.
 
Se funda en postulados de Justicia Terapéutica encaminadas a garantizar que los imputados que sean adictos a alguna sustancia obtengan su libertad a través de la suspensión del proceso a prueba y se sometan a tratamiento de rehabilitación bajo supervisión judicial.
 
El magistrado León Ruiz señaló que su implementación en el estado se encuentra en una etapa previa de estudio y análisis, y apuntó que su operación permitirá despresurizar las cárceles bajo jurisdicción del estado.
 
En fecha reciente, el magistrado Felipe de Jesús Solís Magaña y un grupo de jueces del TSJE visitó los juzgados del Estado de México, para tomar nota de su funcionamiento con miras a su implementación en Quintana Roo.
 
Las visitas incluyeron atestiguar reuniones de trabajo que se celebran entre el equipo interdisciplinario encabezado por el juez, complementadas por un trabajador social, un terapeuta, la defensa del imputado y el Ministerio Público.
 
La implementación de los TTA permitiría la liberación de internos para despresurizar los centros de reclusión y hacer más eficiente su reinserción social.
 
Y es que, por ejemplo, en la cárcel municipal de Cancún la población rebasa en más de un 50 por ciento la capacidad del lugar, que es de poco más de mil reclusos, situación que se repite en varios penales del estado.
 
Lo anterior ha provocado, entre otros problemas, luchas de poder que han derivado en amotinamientos en los citados reclusorios, cuyos internos han de ser trasladados a otras cárceles en el estado o fuera de él para tratar de aliviar la saturación.