NIDO DE VÍBORAS

76

El Tren Maya fue arrollador en la consulta popular del fin de semana. Olvidemos si el nivel de participación fue alto o bajo, mayor o menor comparado con la consulta del aeropuerto en Texcoco.

 
 

POR:ALBERTO CHUC/LUCES DEL SIGLO

¿QUÉ SE compró en el Black Friday? Porque mire que hubo bastantes ofertas, como la rebaja de sentencia que le dieron a Mayito, alias Ismael Moguel Canto, un ex funcionario del municipio de Lázaro Cárdenas tan celoso de su deber como tesorero, que se guardó parte del dinero público para resguardarlo de manera personalizada en sus cuentas.
 
EL DEDICADO ex tesorero fue apañado por la Fiscalía General del Estado en septiembre pasado, tras un operativo dramáticamente montado luego de una “ardua labor de inteligencia”, a decir de la propia Fiscalía, en ese entonces encabezada por Miguel Ángel Pech.
 
SÓLO QUE al parecer la inteligencia que usaron fue tanta que se les acabó y ahora el buen Mayito ya anda libre, merced a que pagó 48 mil pelucones como multa para que se le quite andar tomando lo que no es suyo.
 
PORQUE ERA eso o pasar dos años a la sombra, y como ante tamaña oferta de la justicia es difícil resistirse, muy a su pesar aceptó apoquinar de su bolsillo para salir libre y poder pasar las navidades con su familia, para cenar como dios manda, en vez de tener que entrarle a la comida del reclusorio, que por sí misma ya es suficiente castigo.
 
¿Y LA lana Mayito? Ah, no preocupeishon, porque ya la devolvió. Dos milloncitos de pesos, ahí nada más. Que total ni falta que le hacen, pues con los negocios que armó bajo el auspicio de su compadre Betito Borge (qué decimos compadre, ¡hermano!), el buen Mayito no tendrá que trabajar más el resto de su vida, tan sólo cuidar que sus hoteles, minisúpers y flotas de carritos de golf en Holbox se manejen adecuadamente.
 
AHORA NOMÁS queda esperar a las promociones de fin de año de la Fiscalía, que si continúa con esa política de rebajas condenatorias es de esperar que muchos delincuentes acepten entregarse antes que andar escondiéndose.
***
TAL Y como se preveía, el sí en favor del Tren Maya fue arrollador en la consulta popular del fin de semana. Olvidemos si el nivel de participación fue alto o bajo, mayor o menor comparado con la consulta del aeropuerto en Texcoco.
 
EN REALIDAD el resultado era lo de menos: lo interesante fue el flujo de información/desinformación que circuló por todas partes, sobre todo en redes sociales, donde las opiniones a favor y en contra del proyecto se argumentaban más con el hígado que con la cabeza.
 
ESE FUE el principal escollo para tomar en serio la consulta: la falta de información confiable en torno al proyecto, cuyas aristas van de lo social a lo económico, lo político y lo ecológico.
 
PORQUE OPINAR es fácil sobre cualquier tema, pero hacerlo con solvencia y argumentos sólidos requiere de información y reflexión, los dos grandes ausentes en la consulta.
 
DE CUALQUIER modo, Kukulkán considera que el ejercicio es positivo, siempre y cuando se organice mejor y no se le utilice para dar una barnizada de legitimidad a asuntos que merecen un estudio más amplio, como parece ser el caso tanto del Tren Maya como del aeropuerto en Texcoco, cuyo destino parece haber sido decidido desde antes de ser consultados…
***