Produce Pemex en nivel mínimo

73

Desde 1990 no se registraba una producción de petróleo tan baja.

Karla Omaña/ Reforma

La situación de Petróleos Mexicanos (Pemex) se complica cada vez más. En octubre pasado, alcanzó su punto de producción más bajo en el año, ya que sólo produjo un millón 764 mil barriles diarios.

También se trata del nivel de producción más bajo desde hace 13 meses, ya que en septiembre de 2017 se ubicó en un millón 730 mil barriles al día, de acuerdo con estadísticas de la petrolera. Desde el año pasado, la empresa ya no pudo alcanzar una producción por arriba de los 2 millones de barriles diarios por primera vez desde los años 90.

Los datos de la petrolera del Estado muestran que en la presente Administración la caída de producción fue tal que se perdieron 799 mil 904 barriles por día. Si se contabiliza la producción mensual, en lo que va de 2018, enero fue el mes más productivo al registrar un millón 929 mil barriles diarios, mientras que agosto fue el segundo mes más bajo con un millón 816 mil. Desde 1990, último año del que se tiene registro en el Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía, no se habían observado cifras tan bajas como las que se han alcanzado en los últimos dos años.

Aunque Pemex estimó que llegaría a producir un millón 970 barriles al cierre de este año, a unos días de que concluya la Administración simplemente no pudo levantar.

De acuerdo con Gonzalo Monroy, analista del sector y director general de la consultoría especializada GMEC, aunque Pemex había hecho un buen trabajo para estabilizar la producción, esta caída no es una buena noticia, sobre todo en un periodo donde la presión del nuevo Gobierno está presente. “Es un ambiente muy complicado, más en la víspera de que se quiere poner una nueva refinería, con lo cual la presión respecto a los niveles de producción que se quieren alcanzar son más comprometidos”.

“Salvo Ku-Maloob-Zaap, que se sigue manteniendo por arriba de los 800 mil barriles, prácticamente ningún activo se encuentra al alza”, dijo Gonzalo Monroy. Añadió que será crucial mantener las rondas petroleras, ya que en el caso de la licitación 3.2, son campos que se pueden echar a andar con relativa rapidez y que permitirían incrementar la producción en poco tiempo.

Por otra parte, Ramsés Pech, experto del sector, añadió que, de continuar bajando la producción, la necesidad de importar combustibles será mayor por la imposibilidad de procesar el crudo en las refinerías mexicanas. “Si seguimos bajando la producción, vamos a tener que importar más combustible, porque las refinerías no van a lograr dar la producción esperada”, sostuvo el experto en la materia.