Esperan mejora laboral con el nuevo gobierno

50

El sector privado solicita al nuevo gobierno federal que estimule la inversión para la creación de nuevos empleos en el país.

 
 
 

Por: Staff /Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El nuevo gobierno federal deberá centrar sus esfuerzos en el estímulo de la inversión productiva para incrementar el acervo capital y con la posibilidad de ampliar las fuentes de trabajo con mejores condiciones, afirmó el sector privado.
 
La razón es porque “las condiciones laborales siguen reflejando una importante precarización del mercado laboral”, remarcó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).
 
A unos días de que concluya la actual administración federal, indicó que el actual mercado laboral no refleja la situación total de la ocupación porque el número de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) representa 38 por ciento de la población ocupada total.
 
Apuntó que el número de registros ha mantenido un ritmo de crecimiento superior al de la economía desde 2013 y hasta el tercer trimestre de 2018, al tener tasas promedio de 3.9 por ciento del IMSS y 2.4 del Producto Interno Bruto (PIB).
 
Ese comportamiento del sexenio refleja en buena medida la instrumentación del Programa de Formalización del Empleo, sin embargo, no todos los registros corresponden a nuevos puestos de trabajo porque buena parte de ellos son trabajadores que ya estaban ocupados y sólo fueron incluidos, expuso.
 
Indicó que es necesario mejorar las condiciones laborales a través de empleos mejor pagados, lo que contribuye en mayor medida a reducir los niveles de pobreza de las familias mexicanas, sostuvo el organismo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).
 
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la población ocupada total aumentó en 5.2 millones de personas y, de ellos, el universo de ocupados con ingresos de hasta dos salarios mínimos creció en seis millones.
 
Mientras que los ocupados con ingresos superiores a dos salarios mínimos se redujo en casi tres millones de personas, lo que muestra la precariedad de las nuevas contrataciones.
 
La precarización del mercado laboral se hace más evidente al observar que se incrementó en 2.7 millones de personas el número de personas que labora más de 48 horas semanas y ganan hasta dos salarios minios, cuando el sexenio pasado creciera en sólo 510 mil, refirió.
 
El CEESP reiteró que para contrarrestar esa situación se debe tener importantes incrementos en la inversión y en la productividad, lo que cual estará en función de las políticas públicas que instrumente el nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.
 
El objetivo es establecer un ambiente de negocios idóneo para la inversión, con un entorno de seguridad y estado de derecho, añadió.