Revelan juntas secretas de Manafort y Assange

76
epa06679938 Paul Manafort, former campaign manager for US President Donald J. Trump, leaves the DC federal courthouse after asking the court to dismiss charges brought by special counsel Robert Mueller in Washington, DC, USA, 19 April 2018. Attorneys for Manafort argued that Mueller exceeded his authority in pursuing the felony charges against Manafort. EPA/JIM LO SCALZO

El ex jefe de campaña de Trump negó las acusaciones y afirmó estar considerando acciones legales contra The Guardian.

Staff Reforma

LONDRES.- El cerco se estrecha cada vez más sobre Paul Manafort. Tras ser acusado de haber mentido repetidamente a los investigadores de la trama rusa, el ex jefe de campaña de Donald Trump fue ayer señalado por haber mantenido reuniones secretas con Julian Assange, fundador de WikiLeaks, informó ayer el diario británico The Guardian.

Los encuentros se habrían realizado en 2013, 2015 y 2016, período en el que Manafort se convirtió en una figura clave en la carrera de Trump hacia la Casa Blanca. Una fuente del diario afirmó que una de las presuntas reuniones entre el periodista australiano y el asesor político tuvo lugar meses antes de que WikiLeaks lanzara una serie de correos electrónicos del Partido Demócrata robados por oficiales de la inteligencia rusa.

“No está claro por qué Manafort quería ver a Assange y lo que se discutió. Pero es probable que la última reunión esté bajo escrutinio y pueda interesarle a Robert Mueller, el Fiscal Especial que está investigando una supuesta conspiración entre la campaña de Trump y Rusia”, señaló.

El ex jefe de campaña de Trump negó las acusaciones y afirmó estar considerando acciones legales contra The Guardian. “Esta historia es totalmente falsa y deliberadamente difamatoria. Nunca me he reunido con Julian Assange o con nadie conectado con él”, dijo.

Los encuentros se habrían realizado en la Embajada de Ecuador en Londres, donde el periodista está refugiado desde hace seis años, tras ser denunciado en Suecia por agresión sexual. Aunque este último caso se archivó, Assange sigue bajo asilo por temor a ser extraditado a Estados Unidos por la publicación de documentos militares confidenciales.