NIDO DE VÍBORAS

5

MÁS FÁCIL la tiene José de la Peña Ruiz de Chávez, gerente estatal del Verde y ocupante de la sexta mesabanca en el Congreso.

 
 
 

POR:ALBERTO CHUC/LUCES DEL SIGLO

AHORA QUE se habla de diversificar la oferta turística para no depender del modelo de sol y playa, que de acuerdo con algunos capitanes del sector se encuentra desgastado, conviene echar un ojo a lo que sucede en Guadalajara, donde por estos días se realiza la Feria Internacional del Libro, la famosa FIL, la más importante de su tipo en el mundo hispánico.
 
PUES BIEN, de acuerdo con reportes del sector hotelero tapatío, la FIL sirve de imán para 800 mil visitantes que dejan una nada despreciable derrama económica en la ciudad, además de una tasa de ocupación por arriba del 80 por ciento.
 
PERO CLARO, una cosa es Guadalajara y otra Cancún, cuyos atractivos son distintos, pero el punto es que existen mercados más allá del sol y la playa, al que se apuesta en exceso en Quintana Roo.
 
CIERTO, LA FIL no fue una ocurrencia repentina y su rentabilidad se ha logrado tras muchos años de paciente maduración, pero ahí justo está la clave: un proyecto claro y constancia, algo que muchas veces escasea entre los desarrolladores, que buscan resultados rápidos e inmediatos.
 
HACER DE Quintana Roo un destino cultural suena más bonito que factible, pero puede hacerse, después de todo nos asentamos en tierra de una de las grandes culturas del pasado, la maya, la cual se explota para atraer turismo pero de un modo meramente folclórico y con tintes místicos.
 
ADEMÁS DE que ya hay por ahí algunas semillas sembradas, como el Festival de Jazz en la Riviera Maya, que este año trae a una estrella del tamaño de Norah Jones, por ejemplo, y que sin embargo, pese a su ya ganada fama y reputación, todavía sufre por falta de inversión.
 
EL SOL y la playa lucen imbatibles todavía, pero conviene invertir en otras opciones para no depender en exceso de un solo modelo, uno que es vulnerable a efectos climáticos y a las opiniones del Departamento de Estado de Estados Unidos, que con un párrafo en sus alertas de viaje puede meter miedo entre hoteleros y autoridades así da fácil.
***
EL PRÓXIMO año se renovará el Congreso del Estado… bueno, más o menos, porque varios de los 25 asientos en el Legislativo podrían ser ocupados nuevamente por sus actuales inquilinos, que buscarán la reelección.
 
PERO NO será coser y cantar para todos, que el camino presenta algunos obstáculos para ciertos suspirantes.
 
ES EL caso, por ejemplo, de Carlos Mario Villanueva Tenorio, quien por la vía plurinominal ocupa la silla 19 bajo las siglas del Partido Encuentro Social, el PES, el mismo que enfrenta riesgo de desaparecer porque la gente no votó lo suficiente para mantenerlo vivo, por lo que ha sido emplazado a bajar la cortina.
 
Y COMO para aspirar a la reelección la Ley dice que hay que postularse por el mismo partido, entonces la cosa está difícil para el diputado Villanueva Tenorio.
 
MÁS FÁCIL la tiene José de la Peña Ruiz de Chávez, gerente estatal del Verde y ocupante de la sexta mesabanca en el Congreso, quien no sólo amenaza con repetir sino que además declara que su partido es incluyente y por eso está abierto a ir en coalición con derecha, centro o izquierda, arriba o abajo, por delante o por detrás, que al fin y al cabo el orden no altera el producto.
 
MUY PRAGMÁTICO, hay que reconocerlo.