Piden poner fin a restricciones

55

Los internos del penal de Chetumal señalan que las medidas de control implementadas al interior atentan contra sus derechos humanos.

 
 
 

POR: HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Ya están hartos. Los internos del Centro de Reinserción Social (Cereso) de esta ciudad redactaron a mano un pliego petitorio que busca restaurar la armonía al interior del penal, socavada por el nuevo esquema de control al interior del penal.
 
Autoridades penitenciarias conciliaron con los inconformes y prometieron analizar sus peticiones para determinar hasta dónde son viables.
 
Las medidas objeto de la protesta fueron tomadas después del traslado de “la comitiva” que dirigía Heriberto “el diablo” Campos Martínez, el pasado 19 de septiembre, la Secretaría Estatal de Seguridad Pública (SSP) acordó retomar el control del penal de Chetumal, que por casi 14 años estuvo en manos de los reclusos.
 
Para ello, se dispuso de diversas medidas tendientes a impedir el surgimiento de nuevas células delictivas al interior de la cárcel.
 
Los manifestantes acusaron que como resultado de ello, los familiares que van de visita sufren vejaciones, pues se redujeron los horarios de visita familiar y conyugal a cuatro horas, al que hay que restar el tiempo de espera para ingresar al penal.
 
Otra medida que causó inconformidad, es la prohibición de ingresar con ropa azul marino o blanca, cuando antes sólo estaba proscrita la ropa de color negro.
 
También se ordenó el retiro de las cortinas que protegían de los insectos y las condiciones climatológicas.
 
Mientras que respecto al trabajo, ya no se permite a los internos salir a los talleres o vender artesanías durante los días de visita, lo que les impide obtener ingresos para sus gastos o apoyar a sus familias.
 
De igual modo se retiraron los teléfonos que servían a internos trasladados de otros penales para comunicarse con sus familiares.
 
Los internos exigieron la dimisión del director del Cereso de Chetumal, Julio César Partida Sigala, cuya política de trabajo acusaron de contraponerse a la reinserción social.
 
Por su parte, familiares de los reclusos se manifestaron desde el exterior con pancartas y gritos para demandar la destitución del director de la cárcel y la erradicación de irregularidades.
 
Asimismo denunciaron que algunos celadores, presuntamente aliados de Partida Sigala, cobran una cuota por el ingreso de algunos artículos.
 
El subsecretario de Ejecución de Penas y Medidas Penitenciarias, Lucio Hernández Gutiérrez, dialogó con los inconformes y acordó exponer ante las autoridades de la SSP sus peticiones, tras lo cual se pronunciará al respecto.