Sugieren acusación contra Netanyahu por corrupción

La Policía ya recomendó en febrero acusar a Netanyahu por los mismos delitos de corrupción en los casos “1000” y “2000”.

Staff Reforma

JERUSALÉN.- La corrupción ensombreció, una vez más, a Benjamin Netanyahu. La Policía israelí recomendó ayer la detención del Primer Ministro israelí y su esposa Sara por el tercer caso de corrupción en el que el Premier ha sido investigado como sospechoso.

El consejo de las autoridades desató las críticas de la Oposición, que pidió su dimisión y elecciones anticipadas. La Policía publicó ayer las conclusiones de la investigación del conocido “caso 4000”, que analizaba si Netanyahu favoreció al magnate de la comunicación y principal accionista del Grupo Bezeq y el portal de noticias Walla, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura positiva para él y su familia entre 2012 y 2017.

Tras meses de investigación y más de medio centenar de testimonios, la Policía concluyó que hay pruebas suficientes para acusar a los Netanyahu de delitos de soborno, fraude y abuso de confianza y, a Sara, además, por obstrucción a la Justicia.

“La principal sospecha es que el Primer Ministro aceptó sobornos y actuó en un conflicto de intereses interviniendo y actuando en decisiones regulatorias que favorecen a Shaul Elovitch y al Grupo Bezeq, y al mismo tiempo exigió directa e indirectamente interferir en el contenido del sitio Walla de una manera que lo beneficiara”, señaló la nota policial.

El jefe de Gobierno se apresuró a negar su implicación y la de su esposa y destacó la falta de “peso judicial” en las recomendaciones –ya que es la Fiscalía la que debe presentar los cargos–, y condenó que éstas se decidieron y filtraron incluso antes de que empezaran las investigaciones.

La Policía ya recomendó en febrero acusar a Netanyahu por los mismos delitos de corrupción en los casos “1000” y “2000”. El primer expediente le investigaba por aceptar lujosos regalos de millonarios para él y su familia por valor de miles de euros a cambio de favores.