Niega asilo Uruguay a ex líder peruano

258

García se refugió en la Embajada del país en Lima el pasado 17 de noviembre.

Staff Reforma

LIMA.- Alan García se quedó sin un as en la manga. El Gobierno uruguayo negó ayer el asilo político al ex Presidente peruano, investigado por corrupción, al considerar que en su caso no existe persecución política, el principal argumento de García para pedir protección.

“En Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado y especialmente el Poder Judicial, el que está llevando adelante las investigaciones de eventuales delitos económicos”, señaló el Mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez.

García se refugió en la Embajada del país en Lima el pasado 17 de noviembre, día en el que un juez emitió la orden que le impide abandonar Perú en los próximos 18 meses mientras es investigado por colusión, lavado de dinero y tráfico de influencias. Estos delitos están ligados a la concesión de la línea 1 del Metro a la constructora brasileña Odebrecht, empresa con causas abiertas por corrupción en varios países de América Latina.

Pese a que García aseguró que acataría la orden de arraigo porque no era un deshonor permanecer en su país para presentar las pruebas en su defensa, fue en ese momento cuando decidió pedir protección en la delegación uruguaya.

“Declaro que solicité el asilo previsto en la Constitución ante la inminencia de una orden de detención, pero cumplido ese paso estaré en mi domicilio a disposición de todas las investigaciones”, apuntó García tras abandonar el recinto diplomático.

Sin embargo, afirmó que no existe ninguna evidencia que lo vincule a hechos delictivos y que todos los señalamientos son rumores y especulaciones.