Investiga PGR ‘narcoavioneta’

278

La aeronave, tipo Hawker, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Chetumal.

ALEJANDRO CASTRO

CANCÚN, Q.ROO.- La Procuraduría General de la República (PGR) abrió una carpeta de investigación sobre el caso de la avioneta cargada de cocaína que fue decomisada en Chetumal por elementos del Ejército.

En un comunicado, la dependencia informó que de acuerdo con el informe policial, la aeronave, tipo Hawker, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Chetumal y fue abandonada en la cabecera de una pista.

Al realizar la inspección, policías ministeriales encontraron mil 398 paquetes en 43 bultos, con un peso neto de una tonelada 396 kilos 557 gramos de reactivo positivo a clorhidrato de cocaína, que mostraba un perfil químico de pureza.

La avioneta y la droga quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación en Chetumal, según confirmó la PGR.

Apenas la semana pasada el Ejército mexicano destruyó una narcopista ubicada en el municipio de Bacalar, en la zona que limita con el estado de Campeche, donde también se encontró una avioneta tipo Cessna Centurión II, quemada y desbaratada.

En agosto pasado, el comandante de la 34 Zona Militar, Miguel Ángel Huerta Ceballos, confirmó la presencia y aterrizaje de, por lo menos, cuatro avionetas en donde presumiblemente se transportaba la droga, en la zona sur del estado.

Entonces, el militar sostuvo que Quintana Roo, por ser un estado turístico, se demanda este tipo de sustancias.

El problema no es nuevo. En junio de este año se realizó un operativo de vigilancia en la zona fronteriza de Chetumal por el aseguramiento de avionetas y mercancía ilegal en el lado de Belice.

De acuerdo con un reporte del Inter-American Dialogue, de Washington, emitido en 2013, en los últimos 30 años se ha recrudecido el fenómeno del narcotráfico en Belice, que se ha transformado en punto importante para el tráfico de cocaína, proveniente de Sudamérica hacia Estados Unidos.

El reporte advirtió que los análisis del crimen organizado en el triángulo norte de Centroamérica pasan por alto o minimizan el papel de Belice en el trasiego de drogas, por lo que se ha convertido en un punto clave su frontera con México.