Necesitan mayoría para cambiar bonos

Alivia recompra sólo riesgos de corto plazo, señala Fitch.

Belén Rodríguez y Azucena Vásquez

Para cambiar las condiciones de los bonos del NAIM, el nuevo Gobierno tiene un enorme reto: convencer de lo anterior al 50 por ciento más uno de los tenedores, aseguró Moody’s.

Con el plan de recompra de bonos de mil 800 millones de dólares que anunció la Secretaría de Hacienda el lunes, sólo se modificaría en automático una tercera parte de los contratos, pero faltaría convencer al otro 20 por ciento, explicó Adrián Garza, analista de infraestructura de la calificadora.

“Pensamos que es probable que tengan éxito, pero queremos monitorear”, agregó. Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda, expuso en entrevista que el mercado financiero está reaccionando como lo tenían previsto y hasta podrían cerrar la operación de recompra antes de tiempo e incluso lograr el consentimiento de la mayoría de los bonistas para cambiar los contratos.

“Una vez que se hizo el anuncio (de recompra) ya hubo aumentos de precios considerables en todas las series, lo cual quiere decir que el mercado está sintiendo que los precios van a estar más o menos en los precios previstos”, dijo a REFORMA en entrevista. “El mercado se está moviendo en la dirección que nosotros esperábamos”.

La recompra concluirá el 4 de enero, pero el subsecretario dijo que incluso podría cerrar antes. “Si nosotros consideramos que hay una oferta suficientemente buena (de posturas de venta), podemos cerrar la operación a los 10 días hábiles, eso es al 14 de diciembre”, precisó.

Consideró que es viable que obtengan el consentimiento de la mayoría simple de los tenedores para cambiar los contratos, debido a que el pago de cualquier forma está garantizado con la TUA del AICM.

Especialistas consultados esperan que los tenedores de bonos acepten la recompra, pues el valor ha caído y no hay indicios de que eso cambie.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, dijo que el precio de los bonos ha caído en 15 por ciento desde su emisión a la fecha, lo que llevaría a los inversionistas a aceptar la recompra, la cual se que pagaría a 90 centavos por cada dólar.

Ernesto López-Quezada, director general de Massari Casa de Bolsa, sostuvo que los tenedores podrían perder menos en este escenario que en uno donde enfrenten denuncias mercantiles con el Gobierno.

Sin embargo, Rogelio Rodríguez, abogado por la UNAM y experto en temas aeronáuticos, comentó que no puede descartarse que los tenedores pidan más por sus bonos ante la presión que tiene el Gobierno.

Para Fitch Ratings, la propuesta de recompra arroja un balance mixto en el que sólo se aliviarían algunos riesgos a corto plazo. Ayer, Moody’s informó que degradó la calificación de los Bonos NAIM al mínimo nivel en su escala, al pasar de GB1 a GB5.