Cede Macron de nuevo ante chalecos amarillos

Los colaboradores de Macron ya han empezado a sugerir incluso otras concesiones.

Staff Reforma

PARÍS.- Emmanuel Macron, el Presidente que se había propuesto diferenciarse de sus volubles antecesores, retrocedió de nuevo. La anulación del aumento de los impuestos para el combustible ya no será provisional durante los seis primeros meses de 2019, como el Primer Ministro, Édouard Philippe, anunció el martes.

En un ambiente de confusión y nervios, el Gobierno francés se corrigió ayer a sí mismo y dijo que la anulación se prolongará todo el año, de acuerdo con El País. Es la segunda rectificación de Macron y Philippe en 36 horas. Y es una victoria para los los activistas que llevan la emblemática prenda fluorescente. Ni los chalecos amarillos ni la Oposición se dan por satisfechos con las concesiones del Presidente.

El éxito de los chalecos amarillos –un movimiento sin líderes claros y conformado por franceses de clase media empobrecidos–, hasta el momento, ha sido rotundo. Desde la primera protesta del 17 de noviembre, han logrado lo que en un año y medio no habían conseguido ni la Oposición ni los sindicatos.

Los colaboradores de Macron ya han empezado a sugerir incluso otras concesiones. No obstante, la lista de peticiones aumenta día a día: un salario mínimo más elevado; disolución de la Asamblea Nacional y nuevas elecciones legislativas; referendo sobre las políticas ecológicas y fiscales o, directamente, la dimisión del Mandatario.

Y crecen las dudas sobre la posibilidad de que el Presidente aplique el ambicioso plan de reformas con el que fue elegido. La próxima en la agenda es la de las pensiones, y resulta difícil ver cómo Macron podrá impulsar una ley de este calado si la subida de unos centavos a los combustibles ha provocado tal reacción.