Une a EU, por un día, adiós a Bush padre

The flag-draped casket of former President George H.W. Bush is carried by a military honor guard past former President George W. Bush, left side, President Donald Trump, first lady Melania Trump, former President Barack Obama, Michelle Obama, former President Bill Clinton, former Secretary of State Hillary Clinton, former President Jimmy Carter, and Rosalynn Carter during a State Funeral at the National Cathedral, December 5, 2018 in Washington, DC. (Photo by Alex Brandon / POOL / AFP)

El Presidente 43 de Estados Unidos recordó con humor la figura de su padre.

Staff Reforma

WASHINGTON.- El funeral de Estado por George H. W. Bush provocó una suerte de tregua institucional en la divisiva Era Trump. En una ceremonia solemne, el Mandatario y la Primera Dama se sentaron junto a los ex Presidentes Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter y despidieron al Gobernante que selló el fin de la Guerra Fría, informó El País.

Lo sosegado de este acto contrasta con el funeral del senador John McCain, al cual no fue invitado Donald Trump y en el que los discursos de Obama y George W. Bush arrojaron críticas contra su Gobierno.

El féretro de Bush padre entró en la catedral nacional de Washington envuelto en la bandera estadounidense y cargado por militares, después de pasar dos días de capilla ardiente en el Capitolio.

La Canciller alemana, Angela Merkel, el Rey Abdalá de Jordania y el Príncipe Carlos de Inglaterra también asistieron al funeral del cabeza de familia de una de las grandes dinastías políticas norteamericanas. “Fue el mejor padre que un hijo o una hija podría tener”, afirmó, George W. Bush, quien expresó su consuelo al pensar que ahora estaría dándole la mano a su esposa, Barbara, fallecida en abril de este mismo año.

El Presidente 43 de Estados Unidos recordó con humor la figura de su padre, destacando que, pese a no bailar demasiado bien, sirvió con gran integridad a su país.

Tras el funeral, los restos mortales de Bush regresarán a Houston, donde será enterrado junto a su esposa. El actual Presidente estadounidense ordenó el cierre temporal del Gobierno federal ayer miércoles por luto nacional, en tanto las banderas de los edificios públicos ondearán a media asta durante 30 días.