Muestra Ecuador la salida a Assange

La tensión entre Ecuador y Assange aumentó por las nuevas reglas de asilo.

Staff Reforma

GUAYAQUIL.- Lenín Moreno pasó de manifestar sin tapujos su incomodidad por la presencia de Julian Assange en la Embajada ecuatoriana de Londres a invitarle a irse.

Su tiempo de asilo en la sede diplomática, que suma ya seis años, estaría a punto de agotarse si el fundador de WikiLeaks hace caso al Presidente de Ecuador., de acuerdo con El País. “Está hecho el camino para que Assange tome la decisión de salir a una casi libertad”, aseguró Moreno en una entrevista con radios locales.

Precisó que Reino Unido ha garantizado que el australiano no será extraditado a ningún país si su vida corre peligro. Assange buscó refugio en la embajada ecuatoriana en Londres en un ya lejano 2012, cuando enfrentaba cargos en Suecia por presuntos abusos sexuales.

Esa causa fue archivada, pero el fundador de WikiLeaks teme que si sale de la delegación diplomática pueda ser detenido por las autoridades británicas, que le requieren por haber vulnerado medidas cautelares, y después extraditado a Estados Unidos para responder por la revelación de secretos de Estado.

“No olvidemos que él no se presentó a los juzgados británicos y tiene que pagar una pena no larga por aquello. Eso lo decidirá la justicia británica”, señaló Moreno.

La tensión entre Ecuador y Assange aumentó por las nuevas reglas de asilo, que el periodista denunció por considerar que violan sus derechos.