Buscan negociar en bloque en NAIM

279

Cuenta fideicomiso con 120 mil mdp para saldar cuentas con constructores.

Azucena Vásquez/ Reforma

Las constructoras que participan en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) llegarán a acuerdos con el Gobierno ante la cancelación del proyecto, pero lo harán en bloque y no de manera individual.

Hasta ahora, las compañías contemplan ejecutar acciones colectivas, ya sea para aceptar o rechazar la propuesta de cancelación que presenta la actual Administración federal, reveló una fuente involucrada en el proceso.

Sin embargo, sostuvo, también existe la previsión de que las compañías acepten un convenio bajo la claúsula de terminación anticipada de obra, la cual está contenida en los contratos. “Lo que han dicho es: nada más págame lo que trabajé y ya, que es lo que establece esa claúsula”, comentó.

Esta postura implica que no pedirían más recursos por daños y perjuicios al Gobierno, precisó la fuente. Consultada, Aldesa, la compañía que construye la torre de control, reiteró que seguirá trabajando con el nuevo Gobierno y enfatizó que confía en que éste respetará el Estado de Derecho. En el caso de Cicsa, que es parte del consorcio a cargo de la construcción del edificio terminal NAIM, y Coconal, que construyen la pista 2, declinaron comentar sobre cuál será su estrategia.

José Mario de la Garza Marroquín, presidente de la Barra Mexicana de Abogados, sostuvo que no puede descartarse, que una vez que se conozca de forma legal la cancelación del NAIM, algunas empresas busquen que les paguen por gastos no recuperables, pero también por daños y perjuicios. “Porque la empresa invirtió con miras a tener rendimientos y ahora simplemente ya no”, comentó.

Explicó que algunas compañías incluso han expuesto de manera informal que por apostarle al nuevo aeropuerto dejaron pasar la oportunidad de participar en otras obras, lo que también implica un perjuicio. Incluso ciertas empresas que participan en el desarrollo de las obras más importantes de todo el proyecto podrían emprender acciones legales en contra del Gobierno, agregó el abogado.

Pero mientras eso se define, todas las compañías continuarán con la construcción del nuevo aeropuerto, debido a que el Gobierno no la frenará legalmente hasta que no concluya la recompra de mil 800 millones de dólares de bonos emitidos para el financiamiento del proyecto.

De acuerdo con el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, lo que la Administración federal le pague a las constructoras por la cancelación del NAIM saldrá del fideicomiso del proyecto, que tiene alrededor de 120 mil millones de pesos.