Ni estudia ni trabaja 1 de cada 4 jóvenes

227

Condición de ‘nini’ afecta a mujeres mayoritariamente, aseguran expertos.

Isabella González/ Reforma

México es el país de la región de América Latina donde hay más jóvenes que no estudian ni trabajan.

De acuerdo con estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, de nueve países de la región, México es el ganador en esta categoría.

En el libro ‘Millennials en América Latina y el Caribe: ¿trabajar o estudiar?’ se estudió el caso de Haití, Brasil, El Salvador, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y México.

“Dentro de los nueve países que tenemos es el país donde más cantidad de ninis hay”, afirmó en entrevista con REFORMA, Rafael Novella, de la División de mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y uno de los autores del estudio. “1 de cada 4 jóvenes en México está en la categoría de nini”, añadió, mientras que en los demás países del estudio 1 de cada 5 son ninis.

El experto señaló que en el País, el no estudiar ni trabajar al ser joven es un problema que afecta mayoritariamente a las mujeres, pues en México, 3 de cada 4 ninis son mujeres.

“Una cuestión que está detrás de ser nini en México es tener un hijo en edad temprana, muchas de las mujeres que se encuentran en la categoría nini tuvieron un hijo antes de los 20 años.

Es un factor muy fuerte en México a comparación con los demás países”, indicó.

El estudio destaca que en 2015, la tasa de fecundidad fue de 74 por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años, mientras que en la OCDE el promedio fue de 20 por cada mil.

Los autores consideran que la decisión de trabajar, estudiar o ser nini pueden deberse a los roles tradicionales de género, que estereotipan a los hombres como proveedores y a las mujeres como cuidadoras.

Para el análisis, se realizó una encuesta, Millennials en México, a jóvenes 15 a 24 años de 2 mil hogares de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México para conocer, entre otras cosas, las causas por las cuales no asistían a la escuela.

En ella se detalla que de las mujeres de 19 a 22 años, el 38 por ciento dijo que no acudía a la escuela por razones personales, así como las de 23 a 24 años, señalaron la misma razón en un 48 por ciento.

En contraste, los hombres de los tres grupos de edad, en su mayoría indicaron que no acudían a la escuela por su desempeño, más que por razones personales o económicas.

Novella expuso que también en México el tema de la informalidad es importante para identificar las causas de por qué los jóvenes millennials no estudian ni trabajan.

“En México, 78 por ciento de los jóvenes trabajan en el sector informal, en la región es el 70 por ciento, y México está solo por debajo de Haití”, aseveró.

De acuerdo con el estudio, para el periodo 2005 a 2017, la tasa de jóvenes que contaba con seguridad social fue del 30 por ciento en promedio, mientras que para el resto de la población fue del 38 por ciento.

Los autores enfatizaron que todo esto se da en un contexto en el que la política pública no se enfoca de manera explícita en la población joven, pues de 75 programas que podría recibir los millennials en la Ciudad de México y que en teoría están dirigidos a los jóvenes, solo la mitad cuenta con un documento de diagnóstico y únicamente ocho mencionan de manera exclusiva a los jóvenes como población objetivo.