Sube Macron salarios para aplacar protestas

225

La incógnita es si estos anuncios bastarán para los chalecos amarillos.

Staff Reforma

PARÍS.- Emmanuel Macron entendió por fin que el reclamo de los chalecos amarillos va más allá de la suspensión del “gasolinazo”. El Presidente francés salió ayer de la parálisis y respondió con claridad a las demandas del movimiento que expresa el malestar de las clases medias empobrecidas.

Entre otras medidas para reforzar el poder adquisitivo, Macron anunció una subida del salario mínimo de 113 dólares –hasta mil 300 dólares netos mensuales–, una mano tendida a los franceses con dificultades para llegar a final de mes.

Además, entonó un mea culpa por su actitud, percibida como hiriente hacia los más desfavorecidos. “La cólera que hoy se expresa es justa en muchos aspectos”, dijo el Mandatario “Sé que a veces he herido a algunos de ustedes con mis palabras”, añadió.

Otra de las reformas es que, a partir de 2019, las horas extra estarán exentas de impuestos y contribuciones sociales, lo que pondrá más dinero en el bolsillo de los asalariados. El Gobierno pedirá a los empresarios que ingresen a los trabajadores una prima de fin de año libre de impuestos.

Y la subida de la CSG, una tasa para financiar la protección social, se verá reducida para los jubilados que cobran menos de 2 mil 200 dólares al mes. “Hoy quiero decretar el estado de excepción económica y social”, señaló Macron.

El tono del francés es nuevo y supone un intento de reconectar con los ciudadanos después de la mayor crisis que ha sufrido el Mandatario desde que asumió la presidencia en 2017.

La incógnita es si estos anuncios bastarán para los chalecos amarillos, la revuelta sin líderes que empezó en noviembre y que ha logrado que Macron, conocido por no dar marcha atrás en sus decisiones políticos, haya cedido.