Líder en empleos… pero mal pagados

400

Quintana Roo es también el segundo estado con los empleos peor pagados.

ALEJANDRO CASTRO

CANCÚN, Q.ROO.- Al mes de octubre, Quintana Roo fue el estado con el mayor crecimiento de empleos formales en todo el país, pero este indicador contrasta la calidad de los trabajos, específicamente en el salario.

Al décimo mes del año, la entidad reportó un crecimiento anual de empleos de 10.49 por ciento, casi tres veces superior a la media nacional, que tuvo un incremento de 3.7 por ciento.

Sin embargo, Quintana Roo es también el segundo estado con los empleos peor pagados, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con un salario diario promedio de 256 pesos, sólo por delante de Sinaloa.

No obstante, aunque el sueldo promedio se encuentra en los peores niveles del país, tuvo un crecimiento anual de 1.04 por ciento, considerando la baja que hubo en nueve entidades, siendo Yucatán y Campeche, junto con Nayarit, los de mayor declive.

De acuerdo con el reporte “Empleo y salario en el IMSS: Octubre 2018”, que elabora el Centro de Estudios para las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, en el Caribe Mexicano se generaron 44 mil 005 empleos, lo que representa el 6.08 por ciento a nivel nacional.

Según la organización “México ¿Cómo vamos?”, Quintana Roo ha superado en más de 250 por ciento su meta en empleos generados al tercer trimestre del año, que era de 12 mil 750 trabajos.

Por otra parte, el estado se fijó como meta reducir el porcentaje de trabajadores con pobreza laboral, pero únicamente disminuyó de 27.8 a 27.7 por ciento.

Se trata de una categoría económica que los ubica como trabajadores que, sin importar su nivel escolar o capacidad, ganan menos de lo que requieren para cubrir sus necesidades personales o de la familia.

En cuanto a la tasa de informalidad, en Quintana Roo incrementó de 44.8 a 45.1 por ciento en el tercer trimestre del año, con respecto a 2017, según la organización.

En la reducción de la desigualdad laboral es otro de los rubros donde no se perciben cumplimientos en las metas, pues hay una baja de 6 centésimas solamente, de 0.371 a 0.364.