Vivienda al natural

La madera viste también el interior y, gracias a sus propiedades aislantes, ayuda a modular la temperatura.

Nayla V. Magaña
Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 02-Dec-2018 .-La propuesta de esta obra reside en el uso de materiales naturales, una baja emisión de CO2, pues tiene una extensión de tan sólo 47 metros cuadrados y cuenta con complementos sustentables.

El concepto y diseño del proyecto fue desarrollado por el arquitecto Werner Aisslinger, director y fundador de Studio Aisslinger.

Ante la urbanización de las ciudades y como respuesta a la escasez del espacio habitable de bajo precio en las regiones urbanas, Aisslinger creó una residencia móvil y modular de uso maleable, es decir, que pudiera utilizarse como vivienda, oficina o con fines turísticos.

“El edificio combina sostenibilidad y técnicas innovadoras. Está basado en el mínimo sellado del suelo, lo que permite el uso temporal de la tierra sin dañar la naturaleza. Sus principales prioridades son la simplicidad y la funcionalidad”, señaló.

Para evitar la extrema intervención en el lugar, la propuesta se emplaza tan sólo en cuatro columnas con una altura ajustable conforme las condiciones geográficas y topográficas de la zona.

Sin embargo, el prototipo de este proyecto emerge sobre dos metros del boscoso paisaje de Renon, Bolzano, en Italia.

Bondades sustentables
Cristal, pino y alerce son los principales materiales con los que se construyó la residencia, lo que le da una identidad tradicional y, a la vez, contemporánea.
“El desarrollo exhibe una volumetría cuadrangular con vértices redondeados, lo que aligera la estética de los materiales y su apariencia. El lugar fue revestido con persianas de madera de procedencia local para brindar privacidad y moderar la entrada de luz”, precisó el creativo.

La madera viste también el interior y, gracias a sus propiedades aislantes, ayuda a modular la temperatura.

Para completar su condición térmica, existe un calentador eléctrico integrado directamente al techo.

“El sistema de calefacción está basado en el uso del calor que genera el aire, casi sin pérdidas, al golpear formas sólidas de la casa y como la demanda de energía primaria del lugar es inferior a los 130 kilowatts por metro cuadrado, se cumple con los requisitos para el diseño de edificios de bajo consumo energético”, comentó Aisslinger.

Para completar la sustentabilidad, la vivienda cuenta con un sistema de iluminación LED integrada al techo y puede ser equipada con un sistema fotovoltaico para asegurar, aún más, la baja demanda de energía.

TABLA
En corto…
+ La base de la casa es una estructura de madera sujeta en cuatro puntos estáticos.
+ La residencia cuenta con un envolvente de cristal y listones de madera que median la luz y la privacidad.
+ El uso de materiales naturales implica un bajo impacto ambiental para la fabricación y, a la larga, una reducción en el mantenimiento.
+ El proyecto es una interpretación moderna de los elementos predominantes de la arquitectura regional.