Arriesgan sanciones desarme.- Norcorea

Responde Gobierno a castigos contra asesores de Kim y otros funcionarios.

Staff Reforma

SEÚL.- Corea del Norte lanzó ayer una advertencia a Estados Unidos: si continúan las sanciones contra el país, el proceso de desnuclearización podría llegar a su fin.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático respondió ayer a los castigos impuestos el pasado lunes contra tres asesores de Kim Jong-un por violaciones de derechos humanos y afirmó que éste no es el camino para conseguir los objetivos a los que llegó el Gobierno norcoreano con el Presidente Donald Trump.

“(Las sanciones) bloquearán el camino a la desnuclearización en la península de Corea para siempre, un resultado que nadie desea”, alertó el comunicado. La advertencia tuvo lugar en medio de un estancamiento en las negociaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos después de la histórica cumbre del pasado junio en Singapur, en la que Kim se comprometió a acabar con el poder nuclear del país siempre y cuando Trump prometiera la paz y el inicio de nuevas relaciones bilaterales.

Si bien el Ministerio de Relaciones Exteriores agradeció la disposición para mejorar las relaciones, acusó al Departamento de Estado de inclinarse por llevar las relaciones a la situación en la estaban el año pasado y que estuvo marcada, aseguró, por el intercambio de fuego.

En los meses posteriores a la reunión, el Gobierno estadounidense aumentó la presión contra Kim con sanciones contra compañías y personas acusadas de delitos como lavado de dinero, ataques cibernéticos o violaciones de derechos humanos.

Sin embargo, el comunicado de ayer alertó que esta estrategia para obligar a Corea del Norte a abandonar sus armas nucleares será su mayor “error de cálculo”.

Washington está exigiendo una declaración completa de los activos nucleares del Norte para futuras inspecciones, pero el régimen insiste en que Estados Unidos levante primero las sanciones antes de tomar medidas hacia la desnuclearización. Estas desavenencias provocaron que los norcoreanos suspendieran una reunión que se llevaría a cabo en Nueva York el mes pasado entre el Secretario de Estado, Mike Pompeo, y un alto funcionario del país asiático.

En las últimas semanas, Trump pareció reconocer el largo proceso de negociación con Corea y, a pesar de que afirmó que probablemente se volverá a reunir con Kim en enero o febrero, añadió que no tenía prisa en negociar. “Mucha gente ha preguntado cómo nos está yendo en nuestras negociaciones con Corea del Norte.

Siempre respondo diciendo que no tenemos prisa. ¡Estamos haciendo bien!”, escribió el Mandatario en su cuenta de Twitter.

En sus recientes sanciones contra Corea del Norte, el Departamento del Tesoro estadounidense se enfocó en Choe Ryong-hae, quien lidera el poderoso Departamento de Organización y Orientación del gobernante Partido de los Trabajadores y es ampliamente considerado como el funcionario número 2 en los círculos internos de Kim.

Los otros dos altos funcionarios designados fueron Jong Kyong-thaek, Ministro de Seguridad, y Pak Kwangho, el director del Departamento de Propaganda y Agitación del partido.