Denuncian extorsión empresarios de BC

252

Escala al FBI caso de red que amaga con la difusión de noticias falsas.

Staff Reforma

Empresarios y comerciantes de Baja California denunciaron extorsiones del crimen organizado en la entidad, bajo un esquema que incluye la difusión de noticias falsas. El tema ha escalado y ya es revisado también por el Buró Federal de Investigación (FBI).

El pasado fin de semana fue detenido José Santiago N, presunto líder de esa banda delictiva, quien a través del portal Noticias de México difundía información de empresarios y políticos, de quienes conseguía desde teléfonos de familiares hasta números de cuentas bancarias para chantajearlos.

Pero de acuerdo con la investigación en curso, la red está integrada por al menos otros cinco sujetos que extorsionan incluso a comerciantes y profesionistas de Tijuana y Rosarito, así como de San Diego (Estados Unidos). Los extorsionadores exigen un pago inicial y otros mensuales a cambio de no difundir afirmaciones como que las víctimas tienen antecedentes en tráfico de drogas y de armas, abuso de confianza y robos.

Fuentes extraoficiales revelaron que médicos y abogados de Tijuana también han sido víctimas de esa banda que, según autoridades estadounidenses, ha afectado a unos 100 empresarios.

“Arreciaron sus amenazas contra empresarios de distintos giros y comerciantes, diciéndoles que irán contra sus bienes y sus familias”, detalló una fuente consultada. “No se descarta que mucha de la información que obtienen sea vía perfiles de redes sociales, debido a que en ellas de mencionan nombres de familiares y amigos, colegios de sus hijos y otros datos”, añadió.

Según los primeros datos sobre el modus operandi de la banda, los delincuentes atraen a los agraviados con la promesa de venderles publicidad en medios electrónicos.

“Obtienen el número de celular de la víctima, luego contactan a la empresa que le da el servicio, y con gente cercana de ahí obtienen las sábanas de llamadas del último año”, apunta la investigación.

“Así obtienen los números a los que llaman o de los que reciben llamadas las víctimas, y días después inician la campaña de desprestigio en redes sociales, creando videos falsos y enviando cajas de cartón a medios (con información) para que publiquen las difamaciones”, apunta.

Conforme los perfiles de los integrantes del grupo delictivo, sus conocimientos sobre temas comunicación les permiten tener un buen manejo del ámbito en que se mueven. Según la indagatoria, mientras unos se encargan del manejo de los falsos portales, otros identifican perfiles de víctimas, y uno se encarga de la edición de los videos para la extorsión.