Frenan mafia inmobiliaria

Condóminos de Isla Dorada denuncian invasión de grupo Fibra Uno.

AGUSTÍN AMBRIZ

CANCÚN, Q. ROO.- Se invirtieron tres años en trámites burocráticos, resistencias vecinales, conflictos legales y más de 450 millones de pesos para concluir Plaza La Isla II, en la zona hotelera de Cancún, para que al final resultara que no se contemplaron las vialidades de acceso.

 

Las opciones que propone el grupo desarrollador Fibra Uno, de los hermanos El-Mann, propietario de la mayoría de plazas comerciales en todo el país; es una entrada vehicular sobre el predio La Cuchilla, en litigio por la propiedad; y un puente peatonal que conectará Plaza La Isla I con Plaza La Isla II.

 

Los condóminos de Isla Dorada se oponen a esas obras que consideran una invasión de áreas comunes del fraccionamiento por parte del grupo desarrollador Gicsa, filial de Fibra Uno, por no haber contemplado un proyecto de vialidad que garantice fluidez al tráfico que generará al inaugurarse la nueva plaza.

 

En una reciente Asamblea, Carlos Mauleón, presidente del Comité de Vecinos de Isla Dorada, pretendió “madrugar” a sus representados tratando de persuadirlos para que votaran el proyecto previamente amarrado entre el grupo Fibra Uno y la “mafia de desarrolladores” local.

 

Celebrada el miércoles 13 de diciembre, a la Asamblea asistieron casi 500 de los 600 condóminos de Isla Dorada quienes desde entonces se han estado organizando para enfrentar la disputa legal por la propiedad de los inmuebles sobre los que se pretenden llevar a cabo las obras.

 

Entre la multitud de la Asamblea hubo quienes acusaron a Mauleón de pretender usarlos para votar un proyecto previamente pactado entre los interesados y lo señalaron de encabezar la “mafia de los desarrolladores” que opera en Cancún para sacar beneficio en todos los conflictos inmobiliarios de alto precio.

 

Paralelamente, el Ayuntamiento de Benito Juárez tampoco ha autorizado la construcción de alguna vialidad para la obra ya concluida, lo que avizora un proceso legal de largo aliento; no es asunto de la agenda de importancias de la nueva administración municipal.

 

En la Asamblea, los condóminos descubrieron que las negociaciones para avalar el proyecto de vialidades de Fibra Uno, se llevaron a cabo a través de un “Comité de Negociación” cuya existencia era desconocida por la mayoría de los condóminos.

 

Entre los asistentes fluyó la suspicacia de que solo es un plan, “bien armado”, para hacer creer a los condóminos que las obras de vialidad representan un beneficio para todos, ya que las proyecciones financieras calculan un flujo mensual de un millón de turistas extranjeros de gustos, paladares finos, pero sobre todo, con gruesa cartera.