Recompra de bonos daña obras futuras

421

Aceptan 71% de bonistas cambiar contrato y hoy SHCP pagará 1.8 mil mdd.

Belén Rodríguez/ Reforma

El resultado de la recompra de bonos del NAIM anunciada por la Secretaría de Hacienda pone fin a un conflicto que podría haber dañado profundamente la confianza en las autoridades mexicanas, pero encarecen futuras obras de licitación.

De acuerdo con Juan S. Musi, director de fondos de CIBanco, la consecuencia es doble y en sentidos contrario, por un lado se logró un acuerdo con los tenedores, lo que termina con la incertidumbre sobre los bonos y elimina tensión en los mercados.

Pero por otro lado, la cancelación del proyecto, percibida como unilateral, sienta un precedente negativo para futuras intenciones de financiamiento público, lo que podría encarecer el costo financiero de una emisión para el Tren Maya o la Refinería de Dos Bocas.

Ayer el grupo de tenedores del 71.31 por ciento del monto total de los bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en circulación, que asciende a 6 mil millones de dólares, aceptó modificar los contratos de las emisiones originales.

El cambio fundamental propuesto en la oferta de recompra y enmienda fue la eliminación de todas las referencias al proyecto del NAIM contenidas en los contratos originales y sólo dejar como garantía de pago de los bonos e intereses, los flujos generados por la TUA del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Juan S. Musi agregó que con el acuerdo entre el Gobierno y los tenedores, queda resuelta la primera parte del conflicto. Sin embargo, señaló, falta conocer detalles sobre el destino que se le dará a los recursos que no se emplean para la recompra, es decir, si se van a financiar Santa Lucía, además de considerar las pérdidas en el flujo aéreo potencial, mismo que se fortalecía con el aeropuerto de Texcoco.

Por otro lado, Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda, dijo que hoy se realizará el pago de mil 800 millones de dólares por la recompra de los bonos y en los siguientes días se cambiarán los contratos para borrar los vínculos con el proyecto de Texcoco.

Con esto, se estará en condiciones de evaluar cómo se procederá con los inversionistas de la fibra E, cuya colocación levantó 30 mil millones de pesos para financiar la construcción del aeropuerto. “Una vez que concluyamos el tema de los bonistas, mañana (hoy viernes) vamos a pagar y vamos a cambiar las cláusulas en los próximos días, a tener el tema de la Fibra E y lo vamos a pagar también”, afirmó Herrera.

Aseguró que se trata de un procedimiento sencillo pero para el cual se necesitaba, por prelación jurídica, solucionar el conflicto con los tenedores de deuda. Sobre los tenedores representados por la firma legal Hogan Lovells, que habían mostrado rechazo a la medida de recompra, Herrera señaló que nunca negociaron directamente con ellos, pero el resultado indica que la mayoría quedó conforme