Busca el INEE atajar recorte

195

Está en riesgo cumplimiento de mandato legal, advierte presidenta.

ISABELLA GONZÁLEZ/ Reforma

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) analiza alternativas para hacer frente al recorte de 45 por ciento en su presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados.

En entrevista, Teresa Bracho, consejera presidente del órgano autónomo, indicó que en los siguientes días se evaluará cuáles son las áreas afectadas por el recorte y si se puede operar con el presupuesto de 697 millones 340 mil pesos asignado por los legisladores, lo que consideró difícil.

“Hay opciones legales, la Constitución está vigente y nosotros tenemos un mandato vigente sobre el cuál estamos trabajando y resulta complicado pensar que se pueda hacer de esta manera”, indicó.

“Hay opciones para solicitar que se reconsidere esta medida, fundamentalmente una acción de inconstitucionalidad. El Poder Legislativo, en concreto la Cámara de Diputados, impide la la realización de los mandatos constitucionales y eso es lo que puede dar pie a un argumento de ese tipo”.

Bracho señaló que el INEE presentó para el proyecto de presupuesto un monto de 997 millones 340 mil pesos, que representaba una reducción de 21 por ciento respecto a los recursos que se destinó al órgano autónomo en 2018. “No lo esperábamos, nosotros hicimos un presupuesto muy conservador.

Tratamos de, no solo asumir sus medidas de austeridad que habían solicitado los documentos y legislación más reciente, sino que además hicimos un mayor esfuerzo para eficientar muchos trabajos porque estábamos ya en un proceso de buscar una mayor eficiencia, por ejemplo en los levantamientos de información”, apuntó.

De acuerdo con la especialista, con el recorte se pone en riesgo la realización de tareas sustantivas del Instituto como la aplicación de evaluaciones a los estudiantes, internacionales y nacionales, la evaluación de políticas públicas, y una nueva evaluación docente que se estaba desarrollando.

“Podría verse afectada una evaluación estrictamente formativa para los docentes, que ayude a identificar cuáles son las áreas de oportunidad, áreas en las que se requiere mayor formación, y ayudar a cada docente hacer su propia carrera profesional.

Esta evaluación es un proyecto semilla que se ha trabajado casi dos años, espero que no se vea afectada, porque es muy importante”, alertó.

También está en riesgo, advirtió, la aplicación del Laboratorio Interamericano de la Calidad de la Educación (LLECE), mecanismo de la UNESCO para el monitoreo y seguimiento del Marco de Acción de la Agenda de Educación 2030 de las Naciones Unidas, así como la realización del análisis de PISA en 2019 y el desarrollo de una nueva prueba Planea.

Parta Bracho, el INEE re resulta incómodo al nuevo Gobierno federal y por le que fue recortado su presupuesto.

“Es un mensaje de desinterés por la evaluación educativa, y desinterés por la evaluación de carácter independiente, que haya un instituto que te diga dónde estás mejorando o dónde estás atorado no siempre es cómodo y aparentemente es algo que no se percibe con muy buenos ojos y parte también de una falsa visión del Instituto y su relación y papel en la evaluación docente del periodo anterior”, reprochó.