Provoca migración pueblos fantasmas

225

Hay en el sur comunidades rurales casi sin hombres.

HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Poco a poco, de manera gradual y casi imperceptible, algunas comunidades del sur del estado se han ido quedando vacías.

La falta de empleo, con la consecuente escasez de ingresos económicos junto con un pobre aprovechamiento del campo han causado que los hombres de estos poblados rurales migren a sitios con mejores perspectivas, como los enclaves turísticos en el norte de Quintana Roo e incluso hasta Estados Unidos.

Esta situación es la razón por la que al menos 15 comunidades rurales de la zona sur del estado tengan una población compuesta sólo por mujeres, adultos mayores y niños, señaló el dirigente de la Unión Campesina Democrática (UCD), Federico Hernández Amador.

Entre estos poblados semi fantasmas se puede citar a Morocoy, San Pedro Peralta, Sergio Butrón Casas, Lázaro Cárdenas, Manuel Ávila Camacho, El Tesoro y Río Verde; y, en menor medida, en San Antonio Soda, Caobas, Francisco Villa y Vallehermoso.

La ausencia de hombres en estos lugares ha sido aprovechada por funcionarios de diversas dependencias y niveles de gobierno para “obligar” a quienes se quedan atrás a vender sus tierras por debajo de su valor real mediante condicionamientos o amenazas.

“Hay gente que se va pero que de alguna u otra forma están en su país, como los que se van a trabajar a Cancún y la Riviera Maya; pero la situación es distinta con quienes se van a Estados Unidos, porque los que se quedan son los de la tercera edad y entonces vienen funcionarios y les compran las tierras a precios altamente depreciados”, denunció.

Hernández Amador recalca que este tipo de situaciones se presenta sobre todo en las comunidades rurales del sur, cuyas condiciones económicas promueven una alta migración de su población masculina en edad de trabajar.

“Es un fenómeno que ha crecido en los últimos años… El campo no produce y menos si se van los hombres que tienen la fuerza, y parece que en los próximos meses se van otros y en los pueblos quedarán sólo niños, mujeres y ancianos”, advirtió.

Aunque no hay estadísticas que ofrezcan un panorama conciso de este fenómeno, el dirigente campesino consideró que de cada 10 hombres que habitan en una comunidad rural, siete tienen una alta probabilidad de migrar en busca de trabajo.

Mientras tanto, quienes permanecen en sus pueblos subsisten con lo que reciben de sus familiares que han migrado.

No obstante, mantienen la esperanza de que las actuales administraciones estatal y federal logren dar impulso al sector agrícola del sur de Quintana Roo y de toda la región, lo que ayudaría a fomentar el arraigo y disminuir la migración.

En ese sentido, proyectos como el traslado de la Secretaría de Turismo (Sectur) a Chetumal desde la Ciudad de México, el tendido de una línea férrea entre Palenque y Cancún, que pasaría por dicha zona, además de un ambicioso programa de reforestación federal, representan una esperanza de mejores condiciones de vida.

Para lo cual, sin embargo, habrá que ser pacientes puesto que dichos proyectos tomarán, en el mejor de los casos (Sectur) entre un año y medio a cuatro años (Tren Maya). Y mientras tanto, los hombres seguirán migrando.