Ordenan examinar a niños migrantes

200

Responde autoridad a muerte de segundo niño indocumentado bajo custodia de EU.

Staff Reforma

WASHINGTON.- Las autoridades fronterizas en Estados Unidos empezaron a hacer todo lo posible para evitar una tercera muerte de niños migrantes bajo su custodia.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) anunció ayer que va a realizar exámenes médicos a todos los menores de edad que se encuentran detenidos, tratará de buscarles alojamiento fuera de los centros de arresto y hará una revisión general de sus protocolos a la hora de procesar niños en la frontera.

Los cambios no fueron ordenados por la Casa Blanca ni el Congreso. Es la reacción a la muerte de Felipe Gómez, guatemalteco de 8 años, mientras estaba detenido, tras mostrar síntomas de resfriado.

Semanas antes, murió Jakelin Ameí Caal, de 7 años y también de Guatemala. Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional afirmaron que el 95 por ciento de los menores migrantes en su custodia ya han pasado esos exámenes médicos, que se realizan después de una primera prueba en el momento del arresto. En estas pruebas médicas tienen prioridad los menores de 10 años, añadieron.

“Personalmente me he involucrado con los Centros para el Control de Enfermedades para solicitar que sus expertos investiguen el aumento de niños enfermos que cruzan nuestras fronteras”, afirmó la Secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen.

De acuerdo con el Gobierno de Guatemala, Gómez habría cruzado la frontera junto con su padre cerca de El Paso, Texas, tras lo que fue detenido en instalaciones de CBP para luego ser trasladado a Alamogordo, donde falleció.

Según detalles preliminares, el menor de edad habría muerto la madrugada del 25 de diciembre luego de habérsele dado atención médica en un hospital por lo que se consideró en su momento como un resfriado.

Sin embargo, después de abandonar el centro médico, empezó a vomitar y perdió el conocimiento de camino a urgencias, donde no pudo ser reanimado, de acuerdo con The New York Times. La niña guatemalteca murió por una presunta deshidratación, pero esta hipótesis fue desmentida por su padre, quien aseguró que había bebido agua. Las causas de su muerte todavía no han sido aclaradas.

“Pedí al Cuerpo Médico de la Guardia Costera de EU que haga un examen de los programas médicos de CBP y haga las recomendaciones apropiadas para mejorar. También he solicitado ayuda del Departamento de Defensa para proporcionar profesionales médicos adicionales”, señaló Nielsen.

Las cifras de detenciones en la zona de El Paso se dispararon hasta 51 mil el mes pasado y, si se compara con noviembre de 2017, se registró un aumento en detenciones de niños no acompañados del 254 por ciento y un pico en detenciones de familias (al menos un adulto con al menos un niño) de mil 866 por ciento.