NIDO DE VÍBORAS

119

LA IDEA del impuesto no es mala, pero la técnica de venta sí lo fue y sólo generó unánime rechazo.

APENAS LLEVAMOS dos días del nuevo año y las cosas pintan… pintan. La verdad es que de un día al otro no suele haber gran diferencia aunque se trate de diferente año y como tal, muchas cosas se mantienen como estaban.

POR EJEMPLO, los hoteleros andan enojados (por decirlo amablemente) con Mara Lezama y su nuevo impuesto de saneamiento ambiental para Cancún, aprobado así como quien no quiso la cosa, pero al tuvieron que meterle freno y aplazarlo al menos hasta junio.

Y ES que a decir de Roberto Cintrón Gómez, el mero mero de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, no se vale que los quieran madrugar de esa manera y justo cuando todo mundo andaba en la pachanga de fin de año.

Y NO, no era broma de Día de los Inocentes, como tampoco lo es que se necesita invertir en la limpieza de basureros y playas y demás “detalles” que cuentan mucho para la impresión que se pretende dejar en el turista para que regrese y nos recomiende, que esa es la mejor publicidad posible.

LA IDEA del impuesto no es mala, pero la técnica de venta sí lo fue y sólo generó unánime rechazo y las clásicas declaraciones apocalípticas de los afectados de que ahora sí se acabó el turismo porque pagar un dólar y centavos extra es demasiado para cualquiera.

ADEMÁS, POR si fuera poco, el sargazo regresó unos días por Playa del Carmen para recordarle a hoteleros y autoridades que la siguiente temporada de alga está a la vuelta de la esquina, por lo que si algo aprendieron de la pasada tunda, entonces más vale que lo vayan demostrando.

TAMBIÉN ESTÁ por verse qué sucede con la publicidad turística del país y del estado, ya que el desahuciado Consejo de Promoción hará su canto del cisne en la Fitur de España en unos días y hasta ahí llegará, después de eso: ¡caput, cero bolita!

PERO YA asoman en el horizonte iniciativas como crear un Consejo de Promoción propio entre hoteleros y alguna autoridad, que de concretarse sería positivo para la relación entre ambos, que ha sido un constante estira y afloja como buen matrimonio por conveniencia.

TOTAL, QUE el año que inicia se parece muy sospechosamente el que recién terminó, aunque no necesariamente será igual (ojalá).

***

DE ACUERDO con algunas notas nacionales e internacionales, Tulum se está ganando el apelativo de la Ibiza de América por albergar las fiestas electrónicas y tecnos más espectaculares y buscadas de la región por los amantes de esa vertiente.

ESTÁ BIEN que se hable del lugar por todo el mundo, es sólo que vista a cierta distancia quizá la comparación no sea muy halagadora: Ibiza es sinónimo de fiesta y lujo, pero también de desmadre, excesos, tráfico de personas, prostitución y drogas.

¿DE VERDAD queremos eso aquí? Kukulkán no se opone a los diyéis, pero sería mejor buscar otro ejemplo para compararnos, porque Ibiza no es precisamente la publicidad más recomendable…

***