Ocupa el estado segundo lugar con jóvenes reclusos

51

El sistema penitenciario del país a veces tarda más en dictar sentencia que en el lapso que deberían haber estado los reclusos.

 
 
 
 
POR: IVÁN CADENA
CANCÚN, Q. ROO.- El estado de Quintana Roo ocupa el segundo lugar, sólo después de Zacatecas, respecto al número de jóvenes recluidos en prisiones de la entidad, con una población total de 41 mil 567 personas mayores de 18 años, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
 
Berenice Sosa Osorio, coordinadora de programas sociales en el municipio de Benito Juárez, mencionó que existen diferentes causantes de este fenómeno, pero dentro de las principales resaltó el tipo de vida que se vive en el estado y, específicamente en ciertos municipios, en donde las drogas, alcohol y la falta de atención a programas sociales son una constante.
 
Para la realización de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2016, se visitaron 338 Centros Penitenciarios de los ámbitos federal, estatal y municipal, cubriendo la totalidad de los centros habitados en el país entre octubre y diciembre de 2016 y de los cuales, seis pertenecen al estado de Quintana Roo.
 
De acuerdo con Sosa Osorio, solamente en el cereso de Cancún, hay una población total de mil 800 reclusos, de los cuales, por lo menos, el 65 por ciento son jóvenes, es decir, alrededor de mil 170 de la población total del recinto, además mencionó que el cinco por ciento de este grupo son mujeres, lo que equivale a 90 reclusas.
 
Antes de ser recluidos, según datos proporcionados por la ENPOL 2016, el 36 por ciento de estos jóvenes quintanarroenses vivían con personas que bebían alcohol con frecuencia, mientras que otro 15.8 por ciento eran agredidos físicamente y un 7.7 por ciento eran golpeados hasta causarles lesiones.
 
Estos datos arrojados por el estudio concuerdan con la declaración de Berenice Sosa, quien también mencionó que una de las principales causas por la cual los jóvenes inciden en delitos, es porque replican lo aprendido en el seno familiar.
 
Otro dato importante que emitió el estudio, es que al momento de ser recluidas, el 60.3 por ciento de estas personas tenían dependientes económicos, es decir, ayudaban o mantenían a sus padres, hermanos e incluso hijos, por lo cual, la encargada de coordinar programas sociales para los reclusos en Cancún, mencionó como preocupante la situación.
 
“Es realmente un tema de demasiado interés porque muchos de los reclusos tienen personas que dependían de ellos. Al ser detenidos, y estando aquí, pues pierden todos sus derechos, entonces lo que estamos haciendo ahorita es trabajar en un programa de industria penitenciaria para que aprendan, estando aquí adentro, un oficio”, declaró en entrevista para Luces del Siglo.
 
Sosa Osorio también lamentó la discriminación que existe hacia estos jóvenes una vez que salen de prisión porque al hacerlo les es casi imposible conseguir un empleo, no quieren regresar a sus casas, son estigmatizados o no quieren volver a tener contacto con las víctimas afectadas, aseguró.
 
La entrevistada agregó también que “el sistema penitenciario del país es tan complejo y lento, que muchos de los reclusos no cuentan con una sentencia, es decir, llevan en prisión tres, cinco, diez años y cuando por fin les dictan un castigo, este a veces es de un año y ahora resulta que hasta les salimos debiendo”, lamentó.
 
Además de Quintana Roo, las entidades en las cuales hay una mayor tasa de jóvenes de 18 a 24 años privados de su libertad son Zacatecas, con 21.7 por ciento; Coahuila, Aguascalientes y Tamaulipas con 17.8 en cada uno de ellos; y el Estado de México, con 17.3 por ciento.