Acusan robo y abuso por parte de agentes

72

Las denuncias en contra de malos agentes de tránsito son la constante sobre todo en temporadas vacacionales.

 
 
POR: HERLINDO VAZQUEZ
CHETUMAL, Q. ROO.- Agentes de Tránsito y operadores de grúas fueron denunciados por supuesto abuso de autoridad, intento de extorsión y robo en agravio de turistas procedentes de la Ciudad de México.
 
El empresario restaurantero José Joaquín Sainz Trejo solicitó la intervención de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo), puesto que los excesos también agraviaron a su esposa en estado de gestación.
 
Los supuestos delitos ocurrieron en la Avenida de los Héroes esquina Álvaro Obregón, de la Colonia Centro, el pasado fin de semana.
 
El presunto afectado manifestó que comía hot dogs en el lugar cuando una patrulla de la Policía Estatal Preventiva (PEP) se estacionó y un agente le exigió de manera prepotente moviera su carro con matrícula 462-UDY, de la Ciudad de México.
 
Al cuestionar la actuación y solicitar a los agentes se identificaran, fue detenido y subido violentamente a la patrulla, en la cual fue torturado y trasladado por aproximadamente 40 minutos.
 
En tanto, su esposa era amenazada por agentes de la PEP que le exigían bajara del auto o le golpearían, pese al embarazo. Atemorizado pidió a su esposa descendiera del vehículo, el cual fue trasladado al corralón.
 
La unidad que le remolcó pertenece a “Grúas Juárez”, cuyo operador le robó la gasolina del tanque, ropa y tres anillos de oro valuados en 15 mil pesos.
 
“Este es el trato que nos dan a los turistas y a quienes deseamos invertir en Quintana Roo… Nos robaron desde la gasolina, tres anillos de oro y ropa que compramos en la Zona Libre de Belice”, denunció.
 
Señaló que ya interpuso denuncias ante el Ministerio Público en contra de los agentes preventivos, de Tránsito y operadores de Grúas Juárez.
 
Asimismo, solicitó la intervención de la Cdheqroo, porque el hecho violentó sus garantías humanas.
 
Porque los excesos de los agentes causaron lesiones evidentes en su cuerpo, mientras que su esposa presentó susto que puso en riesgo a su hijo en gestación.
 
Para finalizar, afirmó que todo derivó por no acceder a una extorsión a los policías que le detuvieron al principio.