Apoyan gasto con empeños

75

En estas épocas es cuando la gente acude en mayor número a las casas de empeño.

 
 
POR: JESSIKA BECERRA / AGENCIA REFORMA
CIUDAD DE MÉXICO.- Las compras del día de Reyes, el gasto corriente y el pago de deudas hacen que familias mexicanas acudan al empeño desde los primeros días de enero, según un recorrido por sucursales de estas instituciones.
 
Más de uno llega a empeñar joyas o artículos que a su vez fueron prestados por otra persona.
 
“Es ya un año difícil, el aguinaldo y un poco de ahorro que había hecho se fueron en las fiestas porque vinieron mis familiares y gastamos mucho. Ahora hay que ver qué vamos a comer estos días”, dijo Juan, un carpintero de 41 años que tiene una niña de 10 años y otra de tres.
 
Mientras esperaba su turno para empeñar un par de anillos de oro que le prestó su tía, comentó que apenas recibiera el préstamo iría a comprar un par de regalos para sus hijas.
 
“Con lo que me den tengo que librar los gastos de enero y comprar Reyes. A mis hijas les hace mucha ilusión, a las dos”, contó.
 
En el Monte de Piedad, Juan deberá pagar una tasa de interés mensual de 3.80 por ciento por cada mes durante un semestre, para después recuperar los anillos.
 
La tasa es mucho más baja respecto al 10.44 por ciento que tendrá que pagar Maru en Caja Libertad, una entidad financiera popular regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), también con sucursales en el centro de la ciudad.
 
Maru se dedica al comercio ambulante y acudió con su hija de 5 años a la sucursal de Libertad para dejar una cadena de oro que le prestó uno de sus compañeros y conseguir 2 mil pesos que le permitan comprar bolsas y cangureras para venderlas.
 
Si el préstamo lo paga en su totalidad al día siguiente no deberá pagar ningún interés. En cambio, en el Monte de Piedad no le permitirían sacar su prenda en los 15 días posteriores a que la empeñó, según relató.
 
“La idea es regresarlos mañana. Está muy buena la venta desde temprano. Sé que toda la mercancía que compre la voy a vender porque son los reyes. Sería muy tonta si no consiguiera este dinero”, comentó Maru entre risas.
 
En tanto, otras familias aprovechan los descuentos de las prendas que están en venta y que alguna vez se empeñaron en las casas de empeño.