Ingresan a la policía por necesidad económica

61

La Encuesta nacional de estándares y capacitación profesional policial reveló que únicamente tres por ciento de los agentes de nuevo ingreso tienen el ánimo de ayudar a las personas.

 
 
POR: IVÁN CADENA
CANCÚN, Q. ROO.- Casi la mitad de los agentes que integran la policía estatal, ministerial y municipal de Quintana Roo, lo hace por necesidad económica, reveló la Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Profesional Policial (ENECAP) 2017.
 
El estudio establece que únicamente tres por ciento de los uniformados ingresa a las corporaciones del estado con el ánimo de ayudar a las personas, además que hay un evidente uso excesivo de la fuerza entre quienes integran las fuerzas del orden público.
 
A decir de Itzia Miravete Veraza, coordinadora de documentación y seguimiento de casos de la organización no gubernamental Artículo 19, las corporaciones policiacas deberían integrarse por personas con vocación de servicio o, al menos,  que reciban capacitación permanente.
 
La abogada y activista de derechos humanos, reconoció que las autoridades actúan de manera improvisada, sin que reconozcan la importancia de fortalecer el entorno y las relaciones sociales.
 
Señaló que es evidente una formación improvisada e insuficiente, que poco contribuye a construir relaciones sociales mediante la capacidad de resolver conflictos y diferencias de manera pacífica.
 
“La capacitación y el establecimiento de protocolos de la forma en que deberían realizar su labor y a favor de quiénes lo hacen, tendría que ser una constante dentro de los cuerpos policiacos, pero no es así”, puntualizó.
 
Resaltó que ante estas carencias, el crimen y los ciudadanos ven una oportunidad para corromper a las instituciones y a los elementos que las representan.
 
La encuesta de Artículo 19 analizó también el uso excesivo de la fuerza en el desarrollo de funciones operativas.
 
Al respecto, reveló que las policías usaron la violencia verbal para realizar su trabajo, en 92.6 por ciento de veces, además que se sometió a los detenidos en 82.3 por ciento.
 
De ahí que la abogada y activista consideró que se ha perdido la confianza entre las instituciones encargadas de procurar justicia, al considerarse a sus elementos como inexpertos, abusivos o corruptos.
 
“La confianza hacia la institución se ha visto fracturada. Se le considera a sus elementos poco preparados y abusivos, al servicio del poder público y no de las personas. Lo que se intuye es que la mayoría de sus integrantes están ahí por dinero y poder”, concluyó.