Van tres grandes de Chile a México

Fotografía tomada en 1973, donde se evidencian los orificios dejados por balas de metralletas en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile.

 
 
 
 
 
 
POR: GABRIELA TORRES ORTEGA
CANCÚN, Q. ROO.- ¿Quieres entender temas fundamentales del arte mexicano, de la relación arte-política en los años setenta y de la historia entre México y Chile? Sin lugar a dudas, debes acudir a la exposición que estará hasta el 5 de mayo en el Museo de Arte Carrillo Gil, ubicado en la colonia San Ángel, en la Ciudad de México, donde se exhibirán obras del arte surrealista de México, como de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.
 
Y es que esta historia comienza hace muchos años. Para ser más específicos, en 1973, justo el 11 de septiembre, cuando Augusto Pinochet da un golpe de estado contra el gobierno de Salvador Allende, en Chile; país que regiría los siguientes 17 años y que estarían marcados en la memoria moderna por atropellos en contra de las personas y por carencia de democracia.
 
Sí, coincido, algo tienen de “peculiar” –y triste– ese número y ese mes (7 de septiembre de 1940: comienzan bombardeos aéreos Nazis sobre ciudades británicas, cuyo objetivo era la población civil; gobierno inglés ordena el traslado inmediato de los niños al campo, con la llamada “Operación Pied Piper”. 11 de septiembre de 2001: atentados a las Torres Gemelas, en Nueva York, al Pentágono, en Virginia, y otro avión que se desplomó en campo abierto, cerca de Shanksville, Pensilvania. 11 de enero de 2002: Ford cierra fábricas de automóviles, 35 mil personas quedan desempleadas. 11 de marzo de 2004: atentados terroristas en Madrid, España. 11 de abril de 2007, ataques de Al Qaeda en la capital de Argelia, Argel. 22 de julio de 2011: explosión en el distrito gubernamental de Oslo, capital de Noruega.  11 de septiembre de 2012: ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia.
 
Siguiendo con la exposición cultural que nos atañe, estaba programada a inaugurarse el 13 de septiembre de 1973, pero el golpe de Estado impidió su apertura. Esta muestra de arte mexicano con tres de los más grandes representantes del muralismo, es retomada 45 años después, sin embargo, en esta ocasión podrás disfrutar de algunos elementos extra.
 
En palabras de Carlos Palacios, curador de esta muestra, “…es prácticamente la concreción de una exposición que se instaló en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile…
 
La muestra cultural de la Ciudad de México cuenta con 60 de las 169 obras que incluía la muestra original de 1973, pero está aderezada con la documentación de este relato trágico. A pesar que el museo chileno donde ya estaba montada la muestra sufrió el ataque de las metralletas por parte de las fuerzas armadas de aquella dictadura, las obras resultaron ilesas y pudieron salir sanas y salvas del país sudamericano 15 días después.
 
“Lo que hicimos en la sala del Carrillo Gil es ese mismo plano del museo chileno y ubicamos las obras en función de ese plano de Fernando Gamboa, nos apoyamos en las fotografías documentales de Sergio Berthoud de los impactos de bala”, explica Palacios.
 
Incluso, esta exposición ha estado en diversos países de Latinoamérica y Europa, donde fue visitada por más de 380 mil personas.
 
En 2015, señaló Carlos Palacios, “fue emocionante ver cómo gente que fue testigo del golpe de Estado, que vivieron en el exilio y que sufrieron este terrible acontecimiento de la política chilena, pudo enterarse de esta historia que muchos no sabían”.
 
Luis Vargas Santiago, especialista del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), destacó que la exposición es un pretexto magnífico para asomarse a una de las colecciones más relevantes que tiene México, con una selección de las obras más importantes de los tres grandes: Rivera, Orozco y Siqueiros.