Escala Trump desafío

Aprueba Cámara baja proyecto sin futuro para reabrir agencias del Gobierno.

Staff Reforma

WASHINGTON.- Los demócratas reafirmaron su postura contra el muro fronterizo. Donald Trump enfureció. El Presidente estadounidense abandonó ayer una reunión que mantenía con los líderes de la Oposición para encontrar una solución al cierre parcial de Gobierno, que cumple hoy 19 días.

Una vez más, los líderes demócratas Chuck Schumer y Nancy Pelosi –del Senado y de la Cámara baja, respectivamente– afirmaron que no apoyarán los 5 mil 700 millones de dólares para la construcción del muro y dijeron que la reacción de Trump fue golpear la mesa y salir de la sala, de acuerdo con The New York Times. “Acabo de salir de una reunión con Chuck y Nancy, una pérdida total de tiempo.

“Pregunté ¿qué va a ocurrir en 30 días si rápidamente desbloqueo la situación, van a aprobar la Seguridad Fronteriza que incluye un muro o barrera de acero? Nancy dijo NO. Dije ¡adiós, nada más funciona!”, escribió en su cuenta de Twitter.

La insistente negativa de los demócratas, que calificaron los actos del Presidente como un berrinche, confirmaron que, por el momento, las negociaciones para acabar con el “apagón” siguen en un punto muerto.

El martes, Trump dio un discurso en horario de máxima audiencia en el que alertó de una supuesta crisis humanitaria y de seguridad nacional en la frontera.

Hoy, visitará el área limítrofe para conocer de primera mano la situación en la zona y convencer a sus contrincantes políticos de que el muro es la única vía para superar la supuesta crisis.

La portavoz de la Casa Blanca retomó, además, la posibilidad de declarar una emergencia nacional. “Desde luego es algo que sigue sobre la mesa”, señaló, aunque aclaró que el magnate considera como la mejor solución alcanzar un acuerdo con el Congreso.

Algunos republicanos moderados intentaron convencer al Mandatario de que el cierre tiene un impacto cada vez mayor para los trabajadores y que la solución sería reabrir el Gobierno y continuar el debate sobre la seguridad fronteriza.

Sin embargo, Trump pareció desestimar esta idea e instó a los políticos de su partido a mantenerse unidos.

Poco después de la reunión en la Casa Blanca, la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó un proyecto de ley, apoyado también por ocho republicanos, para reabrir de inmediato el Departamento del Tesoro y otras agencias que están parcialmente cerradas desde el 22 de diciembre, aunque sin dinero para el muro.

Sin embargo, el decreto tiene pocas opciones para prosperar en el Senado, donde Mitch McConnell, líder republicano, dejó claro que no presentará ningún proyecto de ley que no cuente con el apoyo del Presidente.