Investigan delitos de servidores públicos

44

Trabajan 45 carpetas de investigación con 127 presuntos implicados.

 

LAURA CRUZ
CHETUMAL, Q. ROO.- En casi dos años de operaciones, la Unidad de delitos cometidos por servidores públicos de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción investiga y persigue a los presuntos responsables.

 

Ha sido mediante una labor maratónica, a marchas forzadas y contra reloj, como ha superado obstáculos para avanzar en el esclarecimiento de delitos cometidos por servidores públicos.

 

Pedro Javier López Castro, encargado de la Unidad, detalla que es la misma Federación la que complica y cierra las puertas, al no brindar la información que se requiere para las indagatorias correspondientes.

 

“Hemos tenido muchos retos en investigaciones documentales que solicitamos a diversas áreas, principalmente a la Federación. Nos topamos muchas veces con pared y sí nos cuesta trabajo”, reconoció.
Comenta que en casos de la hacienda federal es mediante un Juez de Control cómo se debe hacer la petición de búsqueda y de acceso para obtener la información que requieren los fiscales.

 

“Nos encontramos obstáculos en la Secretaría de Hacienda Federal. Muchas veces pedimos el listado de empresas que tengan los funcionarios o que la Policía Ministerial nos informa. Se requieren porque no tenemos la certeza que se hayan para poder dividir o desviar recursos”, señala.
Con el paso de los días, el trabajo en esta Unidad se ha incrementado. El personal y recurso son insuficientes. Pese a ello, los trabajadores deben realizar su encomienda en el menor tiempo posible, debido a que así lo demanda la sociedad.

 

Reconoce que se trata de una labor titánica. Aclara que, en su caso, es el el único agente investigador de las carpetas que le corresponden. “Tengo que dividirme prácticamente con la Policía Ministerial para poder agilizar las investigaciones y de que vayan saliendo, conforme a los tiempos legales”.

 

En contraste, reconoce que las instituciones estatales responden en tiempo y forma para coadyuvar a la investigación, ante posibles hechos de corrupción cometida por servidores públicos.

 

El manejo de la información es sigiloso. Cada uno de los trabajadores debe aprobar diversos exámenes y solventar investigación rigurosa, desde lo que comen hasta su círculo de amistades.

 

“No tenemos nada que ocultar. Si llegáramos a hacerlo saldría en la investigación que se realiza, independientemente de lo que nosotros decimos en el centro de control”, precisa.

 

Añade que la Unidad a su cargo busca llegar al fondo de los hechos de corrupción porque el sistema de justicia reclama una reparación del daño.

 

El área a su cargo labora en 45 carpetas de investigación con 127 presuntos imputados, de las dos últimas administraciones estatales.

 

Aunque las sanciones son mínimas, la Fiscalía no escatima y pretende llegar hasta las últimas consecuencias. De comprobarse la culpabilidad de los servidores públicos se privilegia siempre la reparación del daño.

 

En comparación a otras fiscalías estatales, Quintana Roo es referente en el método de investigación, organización de carpetas y el procesamiento de casos. Con orgullo establece que “somos la Fiscalía Anticorrupción con mayor resultados obtenidos”.

 

Son menos de dos años de trabajo coordinado y con personal muy reducido en cantidad. Pedro Javier López Castro menciona que se trabaja para ganar la confianza y reconocimiento de la población.

 

En la actualidad, la gran mayoría de quintanarroenses desconocen que existe la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, a qué se dedica y su forma de trabajo.

 

“Sí nos hace falta que la sociedad nos conozca, qué sepa lo que hacemos y quiénes somos”, pues reconoce que se confunde su trabajo con el que realiza la Fiscalía General.

 

Ante la poca cantidad de recursos de los que se pudiera echar mano difundir el trabajo de la Unidad, dice se utilizarán las redes sociales para dar a conocer las funciones que tiene encomendadas.

 

Hacer una denuncia en esta área es más flexible. Se puede hacer con una comparecencia o mediante un correo electrónico, la segunda opción es la más inmediata.

 

Asegura la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción da seguimiento a la queja, sin importar dónde se encuentren los agraviados.

 

Comenta que los casos que más abundan son las denuncias por negligencia en el desempeño de la función pública, cuyo delito se tipifica por acción u omisión, el cual contempla penas de dos a cuatro años de prisión. No obstante, reitera, que en todo momento se promueve la reparación del daño.

 

La Fiscalía especializada en Combate a la Corrupción de Quintana Roo seguirá trabajando, tal como lo hacen otras 23 que existen en el resto del país.