Tiene Cereso 65 extranjeras en BJ

De las 90 mujeres que están presas en el penal cancunense, más de las dos terceras partes son originarias de otros países como Colombia, Venezuela y Guatemala.

 
 
POR: IVÁN CADENA
CANCÚN, Q. ROO.- De las mil 800 personas recluidas en el Cereso de Cancún, cinco por ciento son mujeres, de las cuales, más de las dos terceras partes son originarias de otros países como Colombia, Venezuela y Guatemala.
 
Según Berenice Sosa Osorio, coordinadora de programas sociales en Benito Juárez, mencionó que esto representa un total de 65 mujeres recluidas en Cancún que vienen de otros destinos a buscar mejores oportunidades, pero se ven seducidas por la delincuencia.
 
“Estamos hablando que de las 90 mujeres que están presas en el Cereso, alrededor de 65 son extranjeras que vienen a la ciudad, intentan buscar mejores oportunidades, pero en el intento se ven alcanzadas por la delincuencia y es cuando ya son detenidas por diferentes delitos como transportar droga”, declaró Sosa Osorio, en entrevista para Luces del Siglo.
 
Añadió también que en la mayoría de los casos estas mujeres no cuentan con un proceso legal justo, pues al menos el 90 por ciento de los expedientes continúan abiertos; es decir, no se les ha dictado sentencia.
 
Otro de los problemas que observa Berenice Sosa, es al abandono en el que se encuentran las reclusas que al ser de un país extranjero, no tienen visitas o los pocos amigos o paisanos que llegaron a conocer en la ciudad, se olvidan de ellas.
 
“El hecho de estar en prisión te estigmatiza ante la sociedad, te colocan una etiqueta de delincuente difícil de quitar que ocasiona cierto rechazo en algunos familiares, ahora imagínate el caso de estas mujeres que ni siquiera familiares tienen aquí y por ende, nadie que las visite”, expuso la funcionaria.
 
Para minimizar el problema, Berenice Sosa ha tratado de conseguir convenios con diferentes dependencias, a través de programas sociales, para que las mujeres tomen talleres de costura, panadería o manualidades con material reciclado dentro del penal, y de alguna u otra manera se distraigan del problema que enfrentan.
 
Sin embargo, recalcó la importancia de programas sociales que “orienten a los jóvenes en la toma de decisiones ante estos casos de inseguridad tan sencillos, pero que continúan pasando todos los días, más en una ciudad con tanto flujo de personas como Cancún. Hoy puede venir alguien, hablarte bonito, confías, caes y no lo vuelves a ver en tu vida, pero el problema ya te lo dejó y al final fuiste utilizada”, finalizó la entrevistada.