‘Mentiras’ va por más

65

Ninguna obra musical mexicana puede presumir diez años seguidos en cartelera y seguramente continuará por muchos más.

 
 
 
 
 
POR: GABRIELA TORRES ORTEGA
CIUDAD DE MÉXICO.- Quizá es una de las puestas más espectaculares de todos los tiempos, ninguna obra musical mexicana puede presumir diez años seguidos en cartelera, de hecho, estamos a unas semanas de que se presente en el Auditorio Nacional (de la Ciudad de México) para esta celebración.
 
Por lo pronto, hoy celebran sus tres mil 500 representaciones y como padrino contará con la presencia nada más y nada menos que de Napoleón, además de tener una aparición sorpresa de Mane de la Parra.
 
Y es que, aceptémoslo, hayamos crecido o no en la década de los ochenta, ¡esta obra musical es un clásico! Personas que eran ya unos adolescentes en ese periodo la han disfrutado. Ana Nájera, mamá y profesionista, comenta, “he venido más de tres veces con mis amigas y no hemos parado de reír; incluso, otra vez también traje a mi hija y nos encantó”.
 
Ahora, quienes en aquel entonces todavía éramos pequeños y jugábamos con la pelota, “cebollitas” con nuestros amigos y “las trais” con nuestros primos, también nos acordamos perfecto de esos peinados con crepé que veíamos en las adolescentes y, definitivamente, ¡también escuchábamos la música de nuestros papás, nuestros tíos o algún familiar más grande que nosotros!
 
Si nacieron a finales de los noventa o a principios de este siglo, no se preocupen, también les va a gustar. Sofía González, de 20 años, platica, “pues a mí me gustó demasiado, ¡haz de cuenta que estaba viendo a mis tías, a los amigos de mi papá o a mi mamá y sus amigas, así me los imagino!”.
 
Así que esta obra musical es para toda la familia, para chicos y grandes, para parejas, para amigos o para quien quiera divertirse y hasta cantar con algunos de los temas más clásicos de esa década. Es más, en algunas ocasiones, ‘Mentiras’ nos hará pensar en “esa persona” que siempre fue un poco reservada y hasta inocente, en la amiga relajienta, en aquella mujer que siempre se repone y que no le da pena ser como es y en “aquel” primer amor que todos tuvimos.
 
¡Y es que cómo no disfrutar de este enredo, con un magnífico guión y adaptación musical, entre unas amigas adolescentes, sus pretendientes y las emociones que tenían! Hoy son unos adultos, pero una muerte inesperada los unirá nuevamente en una sala de estancia…
 
Y mientras se lee un testamento, las mujeres irán descubriendo “los hilos” que dejaron pasar a lo largo del tiempo, qué secretos han escondido por más de diez años, pero lo más importante, la verdadera amistad que las sigue uniendo.
 
Y mientras disfrutamos de esta actuación y del menudo enredo en el que se han metido estas mujeres y el que, presumiblemente ha sido amante de las tres, algunas letras de las canciones más conmemorativas de los años ochenta nos harán cantar (aunque sea bajito o en nuestra cabeza) mientras la historia y el diálogo se entrelazan.