Presiona a finanzas costo de la deuda

Equivale deuda a 45.3% de PIB en 2018 y de 44.9% al cierre de sexenio.

Belén Rodríguez/ Reforma

Aún con la deuda en un nivel constante, el gasto para el pago de intereses se ubicará en su nivel más alto de los últimos 18 años. Según se establece en los Criterios Generales de Política Económica, el compromiso del Gobierno es mantener la deuda durante todo el sexenio en el mismo nivel al que cerró en el útlima año de la Administración anterior.

El documento estima que al cierre de 2018, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) –la medida más amplia de la deuda pública– se ubicará en 45.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, el costo financiero, es decir, el pago de intereses, cuotas, comisiones y otros gastos que genera la deuda, seguirá su tendencia al alza para ubicarse en cerca de 3 puntos del PIB, nivel no observado desde el año 2000.

Para 2019 y 2020, se plantea mantener el saldo de la deuda en el mismo nivel y se estima que al cierre del sexenio la deuda se ubique en 44.9 puntos del PIB, por lo que se descartan reducciones significativas, como se había prometido inicialmente.

El avance del costo financiero de la deuda implica destinar más recursos a este gasto, mismos que podrían aprovecharse para otros rubros, como programas sociales o desarrollo económico y se considera un gasto ineludible. De acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), contener el crecimiento del costo de la deuda será uno de los grandes retos.

“El Paquete Económico 2019 tiene el compromiso fiscal de mantener el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) constante, como porcentaje del PIB, durante todo el sexenio.

El reto para conseguir lo anterior estará en contener el costo financiero creciente de la deuda”, señala el CIEP. Al cierre de 2017, la deuda fue equivalente a 45.8 puntos del PIB, por lo que el dato estimado para el cierre de 2018 sugiere una reducción de medio punto, a cerca de 10 billones y medio de pesos.

A pesar de la reducción, al cierre de noviembre el costo financiero registró un incremento de 11 por ciento real, con un total de 453 mil 751 millones de pesos, equivalentes a 9 por ciento del gasto total del periodo.

Un año antes, de 2016 a 2017, la deuda registró una reducción de mayor magnitud, al pasar de 48.7 a 45.8 puntos pero el costo financiero avanzó 6.3 por ciento y se mantuvo en 2.4 puntos del PIB.

Ayer, al presentar el Plan Anual de Financiamiento 2019, Hacienda reiteró el compromiso de mantener la deuda en un nivel estable y señaló que una de las estrategias para intentar contener el costo de la deuda será mantener un portafolio diversificado que permita disminuir el impacto de los choques externos y episodios de volatilidad que agravan el costo financiero de la deuda.