Endurecen venta de alcohol

69

En 2018, las autoridades clausuraron siete establecimientos que tuvieron hechos delictivos asociados al consumo de bebidas embriagantes, de ahí que se modificaron los mecanismos para su regulación.

 
 
 
 
POR: MARCO ANTONIO BARRERA
CANCÚN, Q. ROO.- Ante los hechos de violencia que prevalecen en la entidad asociados al consumo de bebidas alcohólicas de los últimos dos años, el Congreso del Estado puso en vigor una iniciativa que pretende disminuir los índices con un enfoque orientado a la seguridad.
 
Con reformas a la Ley sobre Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas de Quintana Roo se busca impedir se otorguen licencias para venta y consumo de bebidas embriagantes en áreas específicas o lugares caracterizados por hechos de sangre.
 
Con las modificaciones legales, la Secretaría de Seguridad Pública tendrá la facultad de intervenir en sitios violentos y zonas de riesgo, donde se endurecerá la expedición de licencias para la venta de alcohol.
 
En 2018, las autoridades clausuraron siete establecimientos que tuvieron hechos delictivos asociados al consumo de bebidas embriagantes, de ahí que se modificaron los mecanismos para su regulación.
 
Jaime Zetina, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Finanzas de Quintana Roo, señaló que las modificaciones van orientadas a proteger a las personas, con reglas y recomendaciones básicas para establecimientos.
 
En entrevista con Luces del Siglo, reconoció que los nuevos requisitos aplicarán cuando así lo exija la Secretaría de Seguridad Pública y al momento que se renueve el documento. “No sé si será obligatorio para los nuevos permisos”, acotó.
 
Miguel Aznar, presidente de la Unión de Comerciantes en Cervezas, Vinos y Licores, aseguró que los legisladores hicieron cambios apresurados, de ahí que integran observaciones que entregarán al Congreso del Estado para señalar la ambigüedad que prevalece.
 
En entrevista, el dirigente empresarial destacó que los licoreros colaborarán con las autoridades, aunque “Seguridad Pública no debe intervenir en casos de venta de alcohol, distrayendo su objetivo de garantizar la seguridad de los habitantes”.
 
Resaltó que en la ley “se olvidaron” los horarios extendidos para los mini súper y se cambió una decena de giros mercantiles por cinco, dejando a negocios inexistentes.
 
Las modificaciones a la Ley establecen la creación de un Dictamen de anuencia que obligará a 10 mil 300 negocios a que cumplan normas básicas, lineamientos y protocolos de seguridad internos que coadyuven con la policía.
 
Vinaterías, licorerías, tiendas de autoservicio y de conveniencia, mini súper, restaurantes, restaurantes bar y bares deberán contar con cámaras de videovigilancia en buen estado conectadas al Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo.
 
Los establecimientos deberán integrar protocolos de seguridad interna para notificar actos que pongan en riesgo la seguridad e integridad de los habitantes y el orden de negocios. Así contribuirán a mejorar la seguridad pública.
 
Los protocolos son mecanismos de aviso oportunos ante intentos de escándalo, riña o delitos que ocurran en el interior de los establecimientos comerciales.
 
Los aparatos de vigilancia y los planes de seguridad serán revisados y evaluados cada tres meses. Los inspectores tendrán facultad para ingresar a inmuebles para verificar las mercancías relacionadas con la venta de bebidas alcohólicas.
 
Aquellos que fallen podrían ser objeto de clausura temporal o definitiva, derivado de la nueva atribución que se faculta a la Secretaría de Seguridad estatal.
 
La suspensión de licencias o permisos de venta irán de uno a cuatro años, de acuerdo a la gravedad del caso. A los establecimientos que operen sin el nuevo requisito, se les quitará el documento, sin que puedan tramitarlo hasta después de cuatro años.
 
Se contempla la certificación de Establecimientos de Consumo Responsable a los que participen en programas de prevención e información, brinden servicio de transporte alternativo a sus clientes, den capacitación a personal para evitar dar bebidas a clientes en evidente estado de ebriedad y que cuenten con alcoholímetro.
 
Para los interesados en obtener una licencia de bebida alcohólica se añaden nuevos requisitos. Personas físicas y morales deberán comprobar posesión legal del inmueble comercial y acreditar que se carece de antecedentes penales en los últimos cinco años, entre otros. El trámite ya no lo podrá hacer el representante legal.
 
Se restringe la expedición de licencias a quien haya sido condenado y tenga sentencia ejecutoria en los últimos 10 años por delitos dolosos. Se contará a partir de haber cumplido la sentencia.
 
Además, a quienes hayan sido sancionados por haber sido dueños o administradores de casas de juego prohibidos, de prostitución o venta clandestina de bebidas embriagantes. También, a quienes transfirieron sus derechos a terceras personas, entre otros casos.
 
Los establecimientos que podrán vender bebidas alcohólicas, en envase cerrado, son fábricas o micro fábricas, agencias, depósito, mini súper, tiendas de autoservicio mayor y tiendas de conveniencia. En envase abierto o por copeo se cita a restaurante, restaurante bar y bares.
 
Se negará el documento a quienes pretendan instalar un establecimiento en un rango de 500 metros de distancia de otro del mismo tipo o a menos de 500 metros de escuelas, parques públicos, templos religiosos, hospitales, centros deportivos, edificios públicos o de asistencia social y áreas de equipamiento. Aquí se exime a los que se localizan en zonas turísticas y zonas comerciales.
 
Con los cambios a la Ley, se accederán a permisos provisionales y especiales para quienes tramiten una nueva licencia o alguna modificación, la cual asignará derechos y obligaciones iguales al documento definitivo; es decir, se podrá iniciar la actividad comercial en tanto se expide la licencia definitiva.
 
Se fijan horarios de funcionamiento para los que tenga consumo en otro lugar. Así, vinaterías, licorerías, sub-agencias, mini súper, tienda de autoservicio mayor y tiendas venderán de lunes a sábado, de 10 a 23 horas, y domingo, de 10 a 17 horas.
 
Los que se consumen en el mismo sitio, como restaurantes, tendrán permitido de lunes a sábado, de 10 a 23 horas, y domingo de 11 a 17 horas. Los restaurantes bares lo harán con alimentos obligatorios de lunes a sábado, de 11 a 23 horas y domingo, de 11 a 17 horas, al igual que los bares.
Los horarios extraordinarios serán de lunes a domingo, de 11 a 23 horas y de 23 a 03 horas del día siguiente, de lunes a domingo.
Zetina González aclaró que el estado únicamente norma a los municipios el horario máximo de venta de alcohol, sin menoscabo de las facultades de los ayuntamientos. El horario máximo será tres de la madrugada, pero se exime a establecimientos de zonas turísticas y comerciales.
 
 
Gráfico
 
A B C del trámite
Acudir a ventanilla
Solicitud escrita al Ejecutivo
Inscripción a los registros federal y estatal de contribuyentes
Acta de nacimiento
Acta constitutiva y poder notarial
Identificación oficial
Calidad migratoria para actos de comercio
Título o contrato de arrendamiento de inmueble
Croquis de ubicación del establecimiento
Fotografías del lugar
Constancia de uso de suelo
No antecedentes penales de últimos 5 años
Pago de derechos
Respuesta en tres meses
Negativa ficta
Vigencia vitalicia
Renovación anual
Costo $ 5,069.40 a 20,277.60
Fuente: Trámites del Gobierno del Estado de Quintana Roo.