Fracasa May; piden su fin

81

Votan hoy sobre futuro de la Premier; se prevé, empero, que Gobierno gane.

Staff Reforma

LONDRES.- La vaticinada derrota de Theresa May finalmente llegó, y fue aún más devastadora de lo esperado. Con 432 votos en contra y 202 a favor –el peor resultado para una propuesta del Gobierno en la historia moderna de Reino Unido–, la Cámara de los Comunes rechazó ayer el acuerdo del Brexit alcanzado por la Premier con la Unión Europea, a tan sólo 10 semanas para la salida pactada, el 29 de marzo, según reportó el diario El País.

El líder de la Oposición, el laborista Jeremy Corbyn, anunció la presentación de una moción de censura contra la Primera Ministra que se discutirá y votará hoy. Pese a que, de acuerdo con las primera reacciones parlamentarias, Corbyn no contaría con los apoyos necesarios para provocar la salida de May, la magnitud de la derrota no le dejó otra opción.

Los unionistas norirlandeses del DUP, que sostienen la exigua mayoría conservadora y votaron ayer en contra del plan del Brexit, anunciaron que no respaldarán la moción de censura. Del mismo modo, los euroescépticos liderados por el ultracatólico Jacob ReesMogg también anticiparon que no llevarán su deslealtad tan lejos como para votar por la caída del Gobierno. El ex Ministro de Exteriores y euroescéptico acérrimo, Boris Johnson, señaló que el problema no es May, sino el acuerdo fallido del Brexit.

Así, Corbyn cuenta sólo con los apoyos de los nacionalistas escoceses del SNP y de los liberales demócratas. Ni siquiera tiene claro el respaldo de todo su grupo parlamentario, proclive de forma mayoritaria a la permanencia dentro de la UE.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, lamentó la decisión del Parlamento británico en un comunicado, en el que advirtió que la posibilidad de un Brexit sin acuerdo está más cerca. May, por su parte, se adelantó a Corbyn y lo retó a presentar la moción, a sabiendas de que su previsible fracaso podría ser interpretado como un respaldo en la confianza parlamentaria hacia el Ejecutivo.

“Esta es la votación más importante en la que participaremos muchos en toda nuestra carrera política”, dijo May en su última intervención ante la Cámara. “Y después de todo este tiempo de debate, de acuerdos y de desacuerdos, ha llegado la hora de tomar una decisión que definirá a nuestro país durante muchos años y que cada uno, vote lo que vote, deberá justificar durante largo tiempo”.

La Premier prometió consultar con los legisladores sobre los movimientos a futuro, pero dio pocos indicios sobre su siguiente paso. Tiene hasta el próximo lunes para presentar una nueva propuesta, de acuerdo con la agencia AP. Dos años y medio después del referendo, Gran Bretaña sigue dividida sobre si abandonar la UE y cómo hacerlo.