Consolidan mayas sistema de justicia

68

El reto es buscar armonización entre la justicia indígena y el sistema jurídico estatal.

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Después de dos décadas en vigor, el sistema de justicia indígena se ha consolidado como mecanismo de conciliación eficaz para dirimir conflictos entre miembros de las comunidades mayas y ahora el reto es buscar su armonización con el sistema jurídico estatal para construir una verdadera pluralidad jurídica, consideró el investigador Manuel Buenrostro Alba.

Titular de la investigación “Justicia Indígena Maya”, realizada por la División de Ciencias Sociales y Económico Administrativas de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), Buenrostro de Alba explicó que la aplicación de derecho ha permitido a los mayas cierta autonomía local respecto a la impartición de justicia.

Desde el 30 de agosto de 1997 en que entró en vigor la Ley de Justicia Indígena del estado de Quintana Roo, explicó, el derecho está inmerso en todas las actividades de los mayas cuyas autoridades han ido delineando sobre la práctica los diferentes catálogos de delitos, así como sus respectivas sanciones para los responsables, así como los mecanismos de reparación de daños para las víctimas.

“Hasta antes de la reforma constitucional no existía la figura de jueces tradicionales entre los mayas y actualmente existen 17 en igual número de comunidades de los municipios de Tulum, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas”, precisó.

A la fecha, añadió, los jueces tradicionales tienen la autoridad para resolver controversias en materia civil, como son convenios y contratos; en el ámbito familiar, como son matrimonios y su disolución, custodia, educación y cuidado de los hijos y pensiones; así como en lo penal, que pueden ser abigeato, fraude y daños.

Los jueces también hacen labor de gestión para beneficio de sus comunidades, han participado como traductores, de aquellos pobladores que necesiten dar a conocer algún caso en particular.

“Algunos juzgados ofician bautizos y bodas mayas, lo cual les sirve para contar con documentación oficial y poder acceder a diversas instituciones educativas, de salud, y de apoyo, mientras que con los matrimonios mayas se formaliza y reconoce la unión de parejas más allá de la comunidad”, comentó.

De 1998 al 2015, los jueces tradicionales realizaron dos mil 926 audiencias en juzgados mayas. Fueron 324 casos en el ámbito familiar; 687 casos en el ámbito penal; 210 casos en el ámbito civil. Realizaron también 309 matrimonios y dos mil 397 bautizos.

La selección de estos jueces se realiza a través de asambleas y los aspirantes deben ser miembros de la comunidad, contar con prestigio y reconocimiento, sin importar la formación académica, así como ejercer el cargo de forma vitalicia, sin remuneración económica.

Ley de justicia indígena en su artículo 26, establece que todos los procedimientos ante los jueces tradicionales estarán exentos de formalidad, serán orales y se procurará que se desahogue en una sola audiencia. En cada audiencia se levantará un acta que consigne de manera abreviada los alegatos, las declaraciones y los acuerdos.

La justicia maya no busca castigar sino conciliar, puesto que tienen su propia versión de Ley de justicia indígena.

Buenrostro Alba señaló que actualmente no hay recurso suficiente para extender la cobertura a otras comunidades, lo que ha imposibilitado que en el resto de los municipios se instalen salas de audiencia, así como jueces indígenas, aunque esta es una decisión autónoma de los propios pobladores.

Actualmente, la población indígena más numerosa en Quintana Roo es la maya con 155 mil 962 habitantes, seguida por los tzotziles con mil 958 habitantes, los kanjobales con mil 444, los choles con mil 381 y los tzeltales con mil 362 habitante