Licoreros se defienden

162

La Asociación de Licoreros de Cancún escalará su protesta ante el gobernador Carlos Joaquín González por las recientes reformas a la Ley sobre Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas de Quintana Roo.

 
 
POR: MARCO ANTONIO BARRERA
CANCÚN, Q. ROO.- La Asociación de Licoreros de Cancún escalará su protesta ante el gobernador Carlos Joaquín González por las recientes reformas a la Ley sobre Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas de Quintana Roo.
 
El presidente del organismo, Miguel Ángel Aznar Loeza, solicitará al Ejecutivo estatal frene las recientes disposiciones, especialmente la “drástica” regulación de horarios para venta de bebidas alcohólicas en envase cerrado.
 
Aseguró que los negocios establecidos no son responsables de la inseguridad que prevalece ni de incitar o promover el consumo en este destino de playa.
 
Es una situación grave el imponer a vinaterías, licorerías, minisúper, tiendas de autoservicio mayor y de conveniencia que comercialicen bebidas alcohólicas hasta antes de medianoche, destacó.
 
En vigor desde el pasado día 10, la Ley sobre Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas de Quintana Roo establece que la comercialización de ese tipo de productos en envase cerrado es de lunes a sábado, de 10:00 a 23:00 horas, y domingo hasta las 17:00 horas.
 
La Asociación de Licoreros tiene 450 afiliados, los cuales exigen se autoricen los horarios extraordinarios hasta las 03:00 de la madrugada, como lo tienen restaurantes-bar y bares.
 
El líder de comercios establecidos consideró que la venta de bebidas alcohólicas en envase cerrado representa su mayor ingreso pues de noche y madrugada es cuando más venden. De impedirles que lo hagan después de las 23:00 horas los obligaría a despedir personal o cerrar establecimientos.
 
“No es justo que los bares normales o de giro negro puedan operar tiempo extra y nosotros que trabajamos hasta enrejados, no podamos. Hay muchos negocios que trabajan 24 horas, como Walmart, Oxxo, Circle K, Seven Eleven y Go Mart que van a tener que cerrar y correr a parte de su personal. Así se mantenían abiertos día y noche, pero si ya no les resulta tendrán que cerrar”, precisó.
 
En este centro turístico la actividad hotelera tiene 3 horarios laborales de salida, la última es a las 23:00 horas, y de persistir la disposición actual esos trabajadores ya no podrían adquirir cerveza ni otras bebidas alcohólicas.
 
“Nuestro giro no afecta a nadie y la responsabilidad en el consumo es de cada quien. No es justo que nos quiten el tiempo extraordinario sin hacer un estudio real o se informe del motivo, tenemos compromisos laborales que cumplir”, añadió.
 
“No pedimos que le quiten tiempo extraordinario a bares; al contrario, queremos que se los dejen e igualarnos a ellos, precisó.