Silencio en la casa real

84

El príncipe Felipe, consorte de la reina Isabel II, tuvo un accidente la semana pasada en el que hubo dos personas heridas.

 
 
 
 
 
POR: STAFF / LUCES DEL SIGLO
CANCÚN, Q. ROO.- ¡Aceptémoslo! Para bien y/o para mal, los integrantes de las familias reales que han conformado las monarquías durante siglos, siempre han dado de qué hablar.
 
Peculiar atención tiene la familia inglesa en este momento, pues el jueves pasado, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo (y consorte de Isabel II, la actual reina), tuvo un aparatoso accidente automovilístico en el que se vieron implicadas dos mujeres y un bebé.
 
Mientras conducía por una carretera cercana a su residencia en Sandringham, y de acuerdo con las primeras declaraciones de un testigo, el príncipe Felipe aseguró que el sol lo había deslumbrado. Sin embargo, Emma Faiweather, copiloto del vehículo que impactó el príncipe, asegura, “… no puedo ver cómo eso podría ser verdad cuando estaba nublado”.
 
Según Faiweather, el accidente se desarrolló en cámara lenta y aseguró que no pudo dejar de gritar cuando la camioneta Land Rover, que conducía Felipe, golpeó al Kia de su amiga.
 
“Podíamos ver el Land Rover a unos 150 metros de distancia de nosotros en un cruce, luego comenzó a moverse. El límite de velocidad era de 60 mph, pero mi amiga no iba más de 50 mph. Seguí pensando que iba a parar, pero no lo hizo”, prosiguió.
 
La policía de Norfolk continúa con las investigaciones, después de que la mujer de 46 años fue la más afectada en el accidente, pues sufrió una fractura en la muñeca izquierda.
 
En los primeros días, había comentado en diferentes medios de comunicación que tras el accidente, el miembro de la familia real había estado en contacto con quienes resultaron heridas; sin embargo, Faiweather aseguró que no ha recibido disculpa por parte del príncipe.
 
El único contacto que ha recibido, asegura la mujer, es una llamada de un oficial de enlace de la familia de la policía, “el mensaje que me transmitió ni siquiera tenía sentido: ‘A la reina y al duque de Edimburgo les gustaría recordarte’. Eso no es una disculpa, ni siquiera son buenos deseos”, expresó Emma Faiweather.
 
“Significaría el mundo para mí si el Príncipe Felipe lo lamentara… Sé que la reina es una dama ocupada, pero estaba muy emocionada con la idea de que pudiera llamarme”.
 
El abuelo del príncipe Guillermo, que actualmente tiene 97 años, podría enfrentar un proceso judicial si es encontrado culpable; no obstante, el abogado Nick Freeman dijo al periódico The Guardian que podría alegar que fue cegado por el sol, como afirmó un testigo. También evitaría el proceso legal si entrega su licencia de conducir.